El mentalizador de la idea, Geovanni Carrillo Plaza (izquierda), imparte una clase al aire libre. Foto: Eduardo Terán / LÍDERES
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 2

Si usted no va al gimnasio, el gimnasio va donde usted

Madrugar a las 04:00 o 05:00 para hacer ejercicio puede ser una tortura para muchas personas. Si a eso se suma que se debe conducir, semidormido, hacia el gimnasio y empezar a despertarse en medio de abdominales, flexiones de pecho, piques cortos, levantamiento de mancuernas, etc., el panorama, para ellas, es desalentador.

Pero a Giovanni Carrillo se le ocurrió una idea original: llevar el entrenamiento a la casa (o donde quiera) del cliente, como si se tratara de un pedido de pizza.

Con una inversión de USD 60 000, este quiteño de 43 años, que ha realizado cursos sobre instrucción física en Brasil, Argentina, México y Colombia, fue madurando la idea desde hace un año y medio. Viajó a EE.UU. para comprar todos lo materiales y, con el dinero de la inversión, adquirió y adaptó tres pequeñas furgonetas para llevar todo lo necesario para los entrenamientos.

Carrillo ha ido ganando experiencia como instructor, debido a que ha mantenido operativo su gimnasio, Figures & Fitness, desde hace 19 años, en Cumbayá, valle aledaño a Quito. También se ha dedicado a ser un 'Personal Training', es decir, a acudir a las casas de los clientes a darles instrucción física. Sin embargo, algo no cuadraba y fue así como fue desarrollando un sistema de entrenamiento que no necesita máquinas.

Específicamente, el sistema se llama 'Funcional Training y va enfocado a trabajar todas las áreas del cuerpo integralmente y con todos los sistemas de entrenamiento (cardiopulmonar, balance, muscular, flexibilidad, coordinación psicomotriz) en un solo ejercicio.

"No es el típico fisicoculturismo donde solo se levantan pesas o el ejercicio donde pasan bailando. Lo que hacemos es incorporar ciertos elementos de otros sistemas de entrenamiento y adaptarlos a las capacidades de cada persona. Son dos semanas de adaptación", explica Carrillo.

Los clientes aún están mirando el desenvolvimiento de esta propuesta. Quien quiera contratar el servicio puede elegir su horario y el lugar. El precio cuando es en grupo de personas puede incluso llegar a USD 10 por cada uno. Todo depende del plan de entrenamiento.

Además, el servicio va a cualquier parte de la ciudad. Y, en estos momentos, la idea está prosperando de tal manera que existe ya la posibilidad de emprender una franquicia en Guayaquil. Pero todo a su ritmo, como lo menciona Carrillo, quien desde los seis años de edad hacía casi intuitivamente abdominales.

Hoy, sus clientes están satisfechos. "Es un motivador. Se encarga él mismo y no descuida a nadie. Eso no se ve en otros lados", dijo uno de ellos.

Más del servicio
Los costos. Cada clase cuesta USD 30. El precio por persona disminuye cuando es en grupo (máximo 12 personas).Para entrenar. Los clientes deben pasar por un examen médico y cuentan con un seguro (Sport Risk).5 personas conducen los vehículos y arman el espacio para entrenar