placeholder
La firma GM OBB del Ecuador  recibió la certificación 'Punto Verde', por parte de la ministra de Ambiente Lorena Tapia. Foto: Julio Estrella/El Comercio

La firma GM OBB del Ecuador recibió la certificación 'Punto Verde', por parte de la ministra de Ambiente Lorena Tapia. Fotos: Julio Estrella/El Comercio

Redacción Negocios (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

GM OBB del Ecuador recibió certificación ‘Punto Verde’

15 de mayo de 2015 17:38

Debido a las prácticas ambientales en el proceso de ensamblaje, la firma GM OBB del Ecuador fue reconocida con la certificación ambiental ‘Punto Verde’, otorgada por el Ministerio del Ambiente (MAE). El evento se realizó este jueves 14 de mayo del 2015, en la planta de la ensambladora ubicada en el norte de Quito.

La certificación reconoce a GM OBB como una empresa ecoeficiente. A nivel nacional, compañías como Equisplast, Novacero (planta de Lasso-Latacunga), Nestlé (Ecuajugos), Cervecería Nacional, Acería del Ecuador, Corporación Favorita, entre otras, han recibido este reconocimiento por parte de la cartera de Estado.

Juan Carlos Landázuri, director de Manufactura de GM OBB, explicó que desde hace 10 años la empresa implementó una política interna enfocada en proteger el ambiente a través de programas sobre reciclaje, el uso responsable del agua con una planta de tratamiento, y charlas sobre educación ambiental.

A partir del 2013, la compañía desarrolló cuatro proyectos que fueron validados por el MAE para recibir la certificación ‘Punto Verde’.

La primera propuesta, explicó Landázuri, trata sobre la reducción de desechos metálicos a través de la reutilización de cajas que transportan el material de ensamblaje para CDK (componentes del Grand Vitara SZ). Las mismas se desarman y son reenviadas a Japón para su uso. Con esta práctica la empresa logró hasta la fecha evitar la generación de 300 000 kilogramos de metal. 

El segundo proyecto promueve la eficiencia energética con la reducción de combustibles para el área de pintura. En este proceso incluyeron sistemas de arranque y apagado eficiente de quemadores y ajustes, logrando disminuir 0,7 galones de diesel por vehículo fabricado.

Además se invirtieron USD 20 000 para la compra de pistolas electrostáticas, como parte de la tercera propuesta ambiental de GM OBB. Estas herramientas reducen el consumo de pintura, logrando la disminución de 0,34 litros por unidad producida.

Y el último proyecto se refiere a la instalación de un sistema de calentamiento de pintura, para lograr la reducción del consumo de acetato de butilo para solventación. Este proceso ayudó a la disminución del componente en un 42% de vehículo fabricado. GM OBB invirtió en estos objetivos alrededor de USD 170 000.

La compañía desarrolló cuatro proyectos que fueron validados por el MAE. Foto: Julio Estrella/El Comercio

Luis Enrique Landínez, presidente ejecutivo de GM OBB en el país, expresó que en el 2015 sumarán nuevas propuestas ambientales a los procesos de producción de la ensambladora, como la reutilización de agua a través de osmosis inversa, en la cual el líquido vital obtendrá propiedades parecidas al agua potable, y la implementación de red hídrica para canalizar el agua utilizada al área de pintura. La empresa invertirá alrededor de USD 350 000.

Lorena Tapia, ministra del Ambiente, mencionó que las buenas prácticas ambientales permiten mejorar la calidad de vida. También, que la certificación de Ecoeficiencia otorgada a GM OBB del Ecuador, es el máximo reconocimiento para validar la producción sostenible en la industria ecuatoriana.

En el marco del evento se celebró el primer aniversario de la iniciativa ‘Chevrolet Sail Carbono Neutro’, proyecto ejecutado junto a Socio Bosque del Ministerio del Ambiente.

La propuesta busca la compensación de dos años de emisiones de CO2 (correspondientes a los primeros 400 000 km) de recorrido del automóvil modelo Chevrolet Sail, que tiene un valor promedio en el mercado desde USD 16 000.

Esteban Acosta, director comercial de GM OBB, explicó que desde abril del 2014 hasta abril del 2015, se vendieron 10 950 unidades de Chevrolet Sail, con una inversión en conservación de USD 233 000 y la captación de más de 64 000 toneladas de CO2 compensado.

Alrededor de 10 140 hectáreas de bosque y más de 2 millones de árboles son protegidos a través de la iniciativa. Esto influye en 3 065 comunidades del país ubicadas en zonas como Muisne (Esmeraldas), Montecristi (Manabí), comunidad Cofán y Santa Elena (Sucumbíos), Copataza (Pastaza), y Calacalí (Pichincha).

Para Roberto Aguinda, presidente de la Asociación Cofán, el trabajo realizado por General Motors en Sucumbíos, permitió mantener un control y vigilancia sobre el cuidado del ambiente en la provincia de Sucumbíos.

Asimismo, Ramiro Baños, adquirió hace un año un Chevrolet Sail. Afirmó que es importante que los ecuatorianos investiguen sobre los procesos de producción sostenible de los vehículos, con el fin de evitar la contaminación ambiental.