Redacción Quito (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 1

Grupo Martínez llega a 21 países con la agricultura orgánica

Cuando se piensa en agricultura orgánica se puede pensar en altos precios, baja producción y poca innovación. El Grupo Martínez Venture demostró lo contrario mediante el desarrollo de insumos orgánicos y producción de flores ecológicas con calidad de exportación.

Este 'holding', fundado el 27 de septiembre de 1993 por Fernando Martínez, comenzó con la producción de rosas de exportación bajo la marca de Florana Farms S.A., en Tabacundo (Pichincha).

La marca de rosas cuenta con 59 variedades orgánicas que se exportan a 21 países entre los que se cuentan Rusia, EE.UU., Australia, Brasil...

Gracias al 'boom' de las rosas en la década de los noventa, en el 2007 la empresa apuntó a la producción de flores tropicales bajo la marca Rain Forest, en Pedro Vicente Maldonado, noroccidente de Pichincha. En una finca de 300 hectáreas se producen 22 variedades de productos que se exportan a países en Europa, Asia y América.

En el 2008, después del fallecimiento de su madre, Martínez apuntó a la producción orgánica.

La empresa experimentó una crisis por la mala calidad de los insumos, supuestamente orgánicos, que utilizaba. Esto generó una pérdida de más de USD 12 millones para la firma. El daño generado al suelo por el uso de químicos dañó la imagen de la empresa en el extranjero. "El nivel del cloro en el suelo fue 10 veces más de lo aconsejado. Habíamos acabado con la empresa".

La compañía quemó los cultivos de sus cinco fincas en Tabacundo para eliminar el producto dañado y en el 2010 apuntó a generar sus propios insumos orgánicos con la empresa Eco Alternativas.

Margarita Pavlova, directora del laboratorio Eco Alternativas, que es parte de la empresa, desarrolló con su equipo 30 productos elaborados con desechos animales, vegetales y orgánicos.

Dentro de los productos que elabora Eco Alternativas están suplementos nutricionales y microorganismos biocontroladores, que permiten crear un balance en el suelo. Esto fue crucial para la recuperación del terreno.

Con la investigación y un crédito del Bank of America (EE.UU.), en el 2011 la firma se recuperó y aumentó su producción. "La floricultura tradicional trabaja con 60 000 plantas por hectárea. Nosotros trabajamos entre 100 000 a 120 000 por la cantidad de nutrientes que tiene nuestro suelo", indica Andrea Hidalgo, gerenta de Eco Alternativas.

Así también se desarrolló la producción de ácaros benéficos para evitar el uso de acaricidas químicos. Para esto se utilizan plantas de fréjol donde se reproduce un ácaro depredador que elimina al ácaro que afecta a la producción de rosas. "Con este proyecto reducimos nuestros costos de acaricidas que representaban el 40% del control fitosanitario", cuenta Marco Montaluiza, director de producción de Florana Farms.

La firma prevé facturar USD 7,8 millones este año y el 99% de su producción está dirigida a las exportaciones.

En Brasil, Cléber Weyh, gerente de ventas de Elite Flowers, indica que la calidad de las rosas de la empresa ecuatoriana, el tamaño y el largo del tallo, es similar a la producción con agro químicos "pero la diferencia es el valor agregado de un producto 100% natural".

Ahora la firma trabaja para exportar microorganismos en polvo, así como otros insumos orgánicos.

Dos claves

Los insumos orgánicos. Los insumos de Eco Alternativas se utilizan también en fincas de cacao, brócoli, hortalizas y piscinas camaroneras.

El suelo. La fertilidad del suelo orgánico permite la lombricultura y la eliminación de patógenos.

El insignia

‘Nos enfocamos en mejorar la calidad’

Marco Montaluiza. Director de producción de Florana Farms S.A.

Trabajo desde hace 22 años en el sector floricultor y ocho años junto con Florana Farms.

Hoy observamos que el proceso para recuperar la calidad del terreno fue de un año y medio de trabajo duro. Son mínimas las áreas que faltan recuperar.

Esto nos hace reflexionar como a veces desprestigiamos el trabajo de los pequeños productores que no utilizan químicos para la agricultura.

Tuvimos que regresar a la esencia, traer el bosque a la industria para recuperar la producción.

A veces como productores nos falta humildad; saber que el productor sabe más que incluso los que somos profesionales del área. Hoy, nosotros no importamos ningún insumo y nos enfocamos en mejorar la calidad mediante la producción orgánica. Ese es el futuro.