El gerente Carlos Rueda en una de las plantas de acopio en Los Chillos (suroriente de Quito). Fotos: Galo Paguay / LÍDERES
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 25
No 2

Grupo Rueda, con su canasta de frutas abastece a ocho mercados

A mediados de la década de los noventa, Carlos Rueda tenía un dilema: invertir sus ahorros en una maestría en Negocios y Administración (MBA) o emprender su negocio.

El emprendedor escogió el segundo camino y cree que no se equivocó, porque gracias a esa decisión nació Grupo Rueda, que ahora está presente en Colombia, Chile, Perú, Venezuela, Costa Rica, El Salvador y EE.UU.

Esta firma, que se dedica a la importación y exportación de productos alimenticios, como frutas y cárnicos, mueve un promedio de 7 200 toneladas mensuales en todas las naciones en donde opera.

Pero en principio no fue así. Rueda se inició en el mercado de las importaciones y exportaciones con la comercialización de maíz y arroz. El flamante graduado de Ingeniería Comercial de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), compraba los productos en Quevedo (Los Ríos) y los comercializaba en Ipiales (frontera entre Ecuador y Colombia); era un intermediario.

Así se mantuvo por un año hasta que sus compradores decidieron adquirir las gramíneas directamente a los productores. En esa época conoció a una vendedora de frutas que importaba desde Chile y luego vendía en la frontera norte y en Quito.

Era 1998 y junto a un socio importaron un contenedor de manzanas, con una inversión de unos USD 30 000. La primera importación no resultó un buen negocio. De hecho, perdieron y su socio se retiró. La falta de conocimientos en los trámites de desaduanización y el no encontrar compradores a tiempo hicieron que su experimento fallara.

Sin embargo, Rueda no desertó y continuó solo. El quiteño notó que con los procedimientos adecuados su idea iba a ser rentable. Encontró un cliente en Quito y así trabajó durante un año; en esa ocasión ingresó al país 10 contenedores de manzana de la firma chilena Frusan.

Gracias a los pagos puntuales, Frusan le otorgó crédito y así pudo adquirir más productos para abastecer a su creciente clientela. En esa época operaba con el nombre de Frutera del Litoral.

En el 2002 construyó su primera planta de acopio en Durán. Ese mismo año abrió en Santiago de Chile, Rueda Export Cía. Ltda, su nueva firma. Tres años después abrió Frutera del Litoral Colombia. En esa nación, además de ofrecer fruta fresca también introdujo su línea de fruta empacada, bajo la marca de Fruta Vida. La empresa en tierras colombianas ahora es la segunda más grande del grupo, luego de Ecuador.

Su consolidación en esos lugares causó la expansión a Venezuela, Perú, El Salvador, Costa Rica. En junio del año pasado, inauguró su oficina en Miami y desde hace cinco años todas las empresas conforman el Grupo Rueda.

Desde el 2011, la firma inició la cosecha de uva. En el momento cuenta con 60 hectáreas de la fruta en la provincia de Santa Elena. Asimismo, comenzó la producción de carne de cordero y cerdo.

Corporación Favorita es uno de sus clientes desde hace siete años. Eduardo Castro, gerente de Bodega, comenta que les compran un promedio de 60 contenedores al año. Destaca su puntualidad y buena calidad.

Mientras que Gabriel Garzón es propietario de una carnicería que lleva su mismo nombre. Él adquiere carne de cerdo de Grupo Rueda desde hace seis años; destaca su calidad.

La cifra
USD 1 millón invirtió la empresa en su proyecto en la provincia de Santa Elena