placeholder
Cacaoteros de San Lorenzo y Eloy Alfaro reciben capacitación para mejorar el rendimiento de sus plantas. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Cacaoteros de San Lorenzo y Eloy Alfaro reciben capacitación para mejorar el rendimiento de sus plantas. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Grupos de afros tecnifican la siembra de cacao

17 de julio de 2017 15:25



Un total de 200 productores de cacao de poblaciones afro de San Lorenzo y Eloy Alfaro, norte de Esmeraldas, fomentan la producción del grano, con procesos de tecnificación para ­aumentar los quintales cosechados por hectárea.

Durante años, los habitantes del norte vivieron de la producción de la madera, palma africana y la minería, pero decidieron volver a la actividad cacaotera, como fueron enseñados por sus ancestros.

Enqui Valencia, de la población de Maldonado, explica que los afros de la zona norte de Esmeraldas son cacaoteros-recolectores por tradición. Sus ancestros les entregaron plantaciones que mantienen cerca de 80 años, que no eran tan productivas y que ahora se han tecnificado.

El proceso de tecnificación empezó hace tres años, con el apoyo del Gobierno Provincial de Esmeraldas, que ha logrado integrar a productores en asociaciones, con plantaciones en sus terrenos.

El plan de manejo integral comprende un diagnóstico de las fincas, aplicación de fertilizantes, fungicidas, insecticidas, dotación­ de plantas nuevas, así como la aplicación de material genético, explica Carlos Bastidas, coordinador de la Mesa de Cacao de la unidad de desarrollo productivo de la Prefectura de Esmeraldas.

Los afroesmeraldeños de los cantones Eloy Alfaro y San Lorenzo han ido progresivamente reemplazando antiguas plantaciones con cacao nacional mejorado, para duplicar en 12 quintales la producción por hectáreas.

Virginia Borja, productora de cacao, ha mejorado su rendimiento en los últimos tres años con la implementación de granjas integrales. Hace tres años sus plantaciones producían entre tres y seis quintales por hectárea, actualmente obtiene entre 10 y 12 quintales por hectáreas.

Los productores aprenden técnicas de poda, fertilización, regulación, injertos y diagnóstico, con el apoyo de cinco técnicos de la Prefectura. En poblaciones como Carondelet, Santa Rita, Cachaví, Urbina, organizaciones no gubernamentales y el Ministerio de Agricultura también han capacitado a los productores.

En Eloy Alfaro y San Lorenzo existen 120 productores que son parte del manejo integral de plantaciones de cacao, cada uno con tres hectáreas. Allí se ha inter­venido en 60 hectáreas con granjas integrales y se trabajan en 40 hectáreas más.

En Eloy Alfaro está la Asociación de productores de cacao del norte de Esmeraldas (Aprocane), mientras que en San Lorenzo, la Asociación de productores agrícolas de Santa Rita (Asoproasari). Esas organizaciones afros trabajan con granjas integrales, y buscan acoger a un 90% de productores que mantienen su forma tradicional de producción.

Aprocane recibe cacao de 600 socios comerciales (no son parte de las fincas integrales) que venden su productos a la organización sin intermediarios, esto permite exportar a Suiza por encima de las 300 toneladas anuales.

Lilian Dalfo representante de Aprocane, asegura que la siembra de cacao devuelve esa actividad ancestral a las comunidades negras, que procuran no vender sus tierras para hacer cultivos asociados con buena rentabilidad.