placeholder
Un obrero clasifica puros en una fábrica ubicada en La Habana. Foto: Alejandro Ernesto / EFE

Un obrero clasifica puros en una fábrica ubicada en La Habana. Foto: Alejandro Ernesto / EFE

El habano tuvo un discreto 2016

9 de marzo de 2017 13:22

Los fumadores de habanos salvaron al mercado de lujo de un año discreto al desembolsar USD 445 millones en 2016, un 5% más que en 2015.

“En ese mismo período la industria de bienes de lujo ha aumentado un 0%”, resaltó Javier Terres, vicepresidente de Desarrollo de Habanos S.A., la compañía franco-española-cubana que distribuye los puros mas famosos del mundo.

Terres divulgó los resultados durante la apertura del XIX Festival Internacional del Habano, una fiesta de humo azul, con más 2 000 fumadores, expertos y distribuidores de 50 países.

Un habano puede valer decenas de dólares, según su marca, y es quizás el más efímero artículo de lujo: se quema en manos de una hora. Los tabacos son el cuarto producto de exportación de isla socialista, tras los medicamentos, las vacunas, el níquel y el azúcar.

Creada en 1994, en el punto más crítico de la crisis económica cubana tras el colapso soviético, Habanos S.A. maneja el 70% del mercado mundial de puros premium (de lujo), excluyendo a Estados Unidos. Según Terres, los principales mercados del habano en 2016 fueron “España, Francia, China, Alemania, Cuba y Suiza”, que cubrieron un 50% de las ventas.

En el caso de Cuba el consumo está vinculado con el turismo internacional, que el año pasado creció 13%, con cuatro millones de visitantes. EE.UU. es el mayor consumidor de tabacos de lujo en el mundo, pero los habanos no ingresan a ese mercado por cuenta del embargo vigente desde 1962.