placeholder
Lenvegé Este emprendimiento desarrolla golosina con quinua, lenteja, garbanzo, algas, arveja, etc. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Lenvegé Este emprendimiento desarrolla golosina con quinua, lenteja, garbanzo, algas, arveja, etc. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Esta hamburguesa es vegetal

21 de noviembre de 2016 09:29

La lenteja, la quinua, el garbanzo son algunos de los ingredientes para elaborar las deliciosas hamburguesas y salchichas naturales. Aunque no parezca esta hamburguesas no están elaboradas a base de carne de animales sino son hechas con granos.

La idea surge de una pareja de esposos: José Padilla y Verónica Molina. Ellos decidieron dejar atrás los productos cárnicos para cambiarlos por ingredientes vegetales, orgánicos y sobre todo deliciosos para las familias.

El sueño surgió hace un año y medio, cuando su hijo de nueve años decidió dejar la carne roja. “No la comía”, dijo Padilla.

Es así como pensaron en una alternativa para que el niño coma sus alimentos favoritos, pero con estos productos vegetales. Por eso la pareja asegura que su microempresa surgió de una necesidad al interior de su familia.

El primer paso que dieron fue probar los ingredientes para ver cuáles tienen un mejor sabor. Hicieron degustar a sus familiares y amigos, quienes les pedían que hagan más y más. “Somos un microemprendimiento, que buscamos crecer en el mercado”.

Al momento, esta pareja de esposos ha elaborado 12 productos diferentes y naturales. No tienen preservantes, ni colorantes; tampoco utilizan gluten. “Ese es nuestro plus, que hace que a la gente les guste nuestro producto”.

El primer producto que sacaron fue la hamburguesa de lenteja, que se comercializa en una presentación de 500 gramos. Vienen cinco porciones de hamburguesa, ideal para las familias o para compartir con los amigos.

Ahora preparan las hamburguesas de arveja, fréjol, garbanzo y quinua. Se suman a su cartera de productos las salchichas de cinco sabores o de cinco granos, los nugets vegetarianos, que tienen avena, quinua y garbanzo.

Los condimentos también son importantes para la preparación de estos productos. Tienen algas marinas y especias.

La inversión inicial de esta pareja fue de USD 12 000, que se destinaron a los productos para elaborar las hamburguesas y salchichas, la maquinaria, etiquetas, fundas y otros insumos para que su iniciativa salga adelante.

Padilla relata que el negocio fue también la consolidación de un sueño de ser independientes. Ambos estaban en desacuerdo en seguir trabajando en relación de dependencia.

Verónica Molina y José Padilla  levantaron su negocio hace un año y medio. Su producto gusta a las familias. Fotos: Paúl Rivas /LÍDERES

Verónica Molina y José Padilla levantaron su negocio hace un año y medio. Su producto gusta a las familias. Fotos: Paúl Rivas /LÍDERES

Ambos son ingenieros en Marketing pero dejaron sus ocupaciones para dedicarse totalmente a su negocio, del que se sienten contentos porque no solo mejoran la salud de las personas sino también generar trabajo a otras personas. “Nos gusta porque apoyamos a que las personas mejoren su cuerpo, mente y espíritu”.

Molina está satisfecha con su trabajo, porque no solo ayuda en su hogar sino también tiene más tiempo par pasar con sus dos hijos. “Rompimos muchos paradigmas sociales en temas de alimentación, salud y otros”.

Molina asegura que los clientes más fieles son los niños, por lo que tienen una buena expectativa para seguir creciendo cada día. “Eso es impresionante y nos da ánimo”.
Para esta mujer, este tipo de opciones no son solo para vegetariano sino para personas que buscan comer diferente.

La facturación mensual es de USD 1 500, pero se espera que en los próximos meses el monto aumente porque tiene potencial.
  
Actualmente, estos productos se comercializan en ferias orgánicas, en supermercados y en tiendas Camari. La meta en el futuro es exportar el producto.

William Fueres es un joven que no consume carne. Él considera que este tipo de productos son buenos y saludables para complementar su alimentación. “Me gustan este tipo de productos que se comercializan en microempresas porque las personas tratan de salir adelante”.