Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 1

En estas hamburguesas el corazón está lleno de queso

Experimentando en la cocina, una noche Juan Baquerizo se propuso preparar una hamburguesa poco tradicional y pensó que quizás sería buena idea dejar que el queso se derrita dentro de la carne y no encima de la misma.

Como resultado del experimento culinario, seis meses después, Baquerizo y su esposa, Sue Hung, cerraron su tapería Jamón Jamón, en la Plaza Foch (centro- norte de Quito) y, en las mismas instalaciones, abrieron las puertas del Jucy Lucy. Se trata de un restaurante de comida rápida, cuya especialidad son las hamburguesas con centro de queso derretido.

Esto sucedió en mayo del 2012, luego de invertir USD 5 000 en la construcción de una parrilla, cambiar la decoración del lugar y adecuar las instalaciones que comparten con el Bar Bigas, ubicado al frente, y del que también son dueños.

“Durante esos meses también hicimos pruebas con diferentes tipos de carne molida de res y quesos, hasta conseguir la textura y sabor adecuados”, explica Óscar Alulima, gerente de Jucy Lucy.

La carne para las hamburguesas se muele y condimenta en el mismo restaurante. Además, se utilizan cuatro tipos de queso: cheddar, suizo, bree y blue.

Adicionalmente, cada hamburguesa especial Jucy Lucy tiene una alternativa picante. Los precios varían desde los USD 5,50 a los 6,25 más impuestos. Cada mes se venden entre 1 800 y 2 000 hamburguesas y se factura un promedio de USD 60 000 en el mismo período.

“Encontramos una forma de revolucionar la forma de preparar hamburguesas. No hacemos las típicas que tienen una, dos o tres carnes... todas siempre con el mismo estilo: la carne, el queso, la carne y los otros ingredientes. Acá se dio un cambio al método de preparación”, comenta Hung.

La favorita de Andrea Hidalgo es la hamburguesa de queso cheddar. Ella cuenta que conoció Jucy Lucy por casualidad, hace un mes, y “le gustó tanto la carne con centro de queso”, que suele recomendarlas a sus compañeros del trabajo, familiares y amigos. “Las hamburguesas son muy buenas y el local tiene un buen ambiente”, dice.

Lo mismo opinan Anita Tixilema y Vanessa Buenaño, quienes disfrutan de las hamburguesas con queso suizo y blue.

Para dar a conocer las hamburguesas recurrieron al mailing, invitaciones, volantes y recomendaciones ‘boca a boca’; también crearon una ruleta en la que se sorteaban órdenes de consumo.

También diseñaron un concurso especial llamado el Jucy Lucy Challenge. El reto consiste en comer cuatro hamburguesas especiales en menos de cinco minutos. Si el reto es superado, la casa invita; caso contrario, la cuenta es de USD 25.

“Ha venido gente de Cuenca y Guayaquil. Hubo una persona que casi lo logra... prometió volver”, cuenta Hung.

Negocio en detalle

  • Dos ambientes. Jucy Lucy comparte su espacio con el Bar Bigas (de los mismo dueños), en donde se ofertan bebidas alcohólicas.
  • Variedad. En Jucy Lucy también se ofertan hot dogs con salchicha polaca premium y papas fritas.