Leonardo Gómez / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

No hay que descartar el trabajo por horas

Pocos son los que se arriesgan a invertir todo su tiempo en un trabajo ‘freelance’; sin embargo, esta modalidad de empleo en el país figura como una alternativa para aquellas personas que quieren redondear su salario o administrar su tiempo sin las ataduras de los convencionales horarios de oficina.

Patricio Castillo, por ejemplo, es ingeniero en Sistemas y especialista en Microsoft Office. Él cuenta que la opción del trabajo ‘freelance’ le permite ofrecer sus servicios a diferentes empresas, sin compromisos adicionales como cumplir horas extra “y sin tener que estar ocho horas diarias en un mismo lugar”.

Como su disponibilidad de tiempo depende de cómo él se organice, Castillo puede seguir estudiando, dedicarle tiempo a su familia y administrar un negocio propio de accesorios para computadores.

“Dicto cursos de Microsoft Office para empresas y personas naturales. Por cada capacitación, que dura en promedio cuatro meses, gano unos USD 500”, dice.

Por supuesto, la inestabilidad en la oferta de trabajo es un factor que aqueja y si bien en ciertas temporadas el empleo abunda, existen otros meses en que el trabajador ‘freelance’ debe ajustar sus bolsillos para que el dinero le alcance.

Daniel Molineros, ingeniero en Turismo y fotógrafo profesional, cuenta que en una buena temporada puede ganar ente USD 2 500 y 3 000, tomando fotografías para bodas, modelos, empresas... pero existen meses que no hay contratos.

Lo que motivó a Molineros para ‘freelancear’ fue la falta de oportunidades en el campo turístico. “Quise trabajar en agencias de viajes, pero viendo el título de ingeniero no me querían contratar. El argumento: el sueldo era muy alto y en otros lados exigen horarios de 08:00 a 22:00 por un sueldo mínimo. Esos horarios son desgastantes, mejor busqué otras opciones en la fotografía. Lo mínimo que gano con las fotos de una boda son USD 500, trabajando unas cinco horas”.

Nicolás Moreno, gerente de la agencia virtual argentina TrabajoFreelance.com, opina que la modalidad de ‘freelance’ no se ha desarrollado en Ecuador al mismo nivel que en otros países de América Latina. “Los visitantes de Ecuador representan solo el 1,35% del total de visitantes del portal”, asegura.

No obstante, existe una considerable oferta en el país en el campo del diseño gráfico, capacitación, ventas, programación software, diseño y edición multimedia, administradores de redes sociales...

También se ofrece trabajo ‘freelance’ para correctores de estilo para textos y además traducciones. Estas oportunidades son aprovechadas por profesionales como Mauricio Alvarado-Dávila, quien además de ser historiador es corrector de estilo. Este profesional tiene un trabajo fijo, pero cuenta que en su tiempo libre aprovecha corrigiendo la gramática y sintaxis de obras académicos, literarias... Esto le permite tener un ingreso adicional.

El precio de su trabajo lo fija en base a la cantidad de páginas y la complejidad del texto. “Se cobra promedio USD 3 y 9 por hoja. Por la corrección de un libro sobre la historia de Loja cobré USD 1 500”.