Pedro y Sebastián Navarro enseñan la cerveza Santana Brewing Company. Foto: Diego Pallero / LÍDERES
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 0

Entre hermanos afinan una receta de cerveza artesanal

La cerveza artesanal está de moda y en Quito aparecen nuevas marcas con frecuencia. Para diferenciarse de la competencia existen estrategias y Santana Brewing Company tiene algunas propuestas con las que gana mercado.

Este emprendimiento de carácter familiar salió a la luz hace tres años cuando los hermanos Sebastián y Pedro Navarro invirtieron cerca de USD 4 000 y empezaron a elaborar el producto de forma casera. Ellos usaban ollas y barriles para elaborar 40 litros semanales. Sus primeros clientes fueron amigos y familiares que probaban la cerveza en reuniones.

"El inicio fue una etapa de experimentos. Probamos algunas mezclas y estandarizamos las recetas para que el producto sea identificable", cuentan.

Luego, hace un año y medio, los hermanos Navarro compraron maquinaria de un negocio que cerró sus puertas. Invirtieron USD 100 000 en una planta artesanal y la instalaron en un taller de 80 metros cuadrados, ubicado en la Mitad del Mundo. "Es una planta muy bien equipada, le hicimos algunas mejoras y así arrancamos una nueva etapa de este emprendimiento".

Sebastián y Pedro están al frente del negocio. Ellos se encargan de ajustar las recetas, de manejar la planta y hasta de embotellar manualmente las cervezas. Hoy ofrecen cinco variedades (irish red, amber, morena, stout y pale ale) que se venden en 10 puntos en Quito y Cumbayá.

Esta microempresa puede elaborar 250 litros a la semana. Uno de los negocios que ofrece la marca Santa Brewing Company es Jurgen Café, con dos locales en Quito y Cumbayá. Cristian Endara, uno de los socios, explica que la cerveza de los hermanos Navarro se vende desde que Jurgen Café abrió sus puertas, en marzo del 2013. "Es un producto distinto y tiene bastante demanda. La prefieren hombres y mujeres de 25 años en adelante".

Otra estrategia que utilizan es el alquiler de dispensadores de cerveza artesanal para eventos sociales. Cada semana tienen un cliente. Los hermanos Navarro explican el funcionamiento del dispensador y el cliente solo se encarga de servir la cerveza a sus invitados. "Cada semana tenemos pedidos", dice Sebastián.

Otro de los locales en los que se vende la marca es en el Café Bar Cats, en La Floresta. Su propietario, Álvaro Hernández, asegura que es un buen producto con demanda, en especial por turistas europeos y estadounidenses que llegan a Quito y que buscan sabores diferentes.

LA MATERIA PRIMA

Del extranjero. La malta es de Bélgica y Alemania, los lúpulos (la flor que sazona la cerveza) llega de EE.UU. Y las levaduras, de Francia.

Los envases. Las botellas de vidrio las compran a Owens Illinois Ecuador, con base en Guayaquil.

Facturación. USD 5 000 es la facturación mensual promedio