placeholder
Córcega es uno de los últimos proyectos construidos por Herpayal, empresa dirigida por  el ingeniero  Julio Padrón, en el sector de Ponciano, en el norte de Quito. Foto: Foto; Julio Estrella / LÍDERES

Córcega es uno de los últimos proyectos construidos por Herpayal, empresa dirigida por el ingeniero Julio Padrón, en el sector de Ponciano, en el norte de Quito. Foto: Foto; Julio Estrella / LÍDERES

Un sueño que se edifica en familia

18 de septiembre de 2017 13:36

En el 2003, el sueño de toda una vida de Ricardo, Luis Fernando y Julio Padrón se hizo realidad. Iniciaron su propia constructora, a la que denominaron Herpayal.

Este nombre está profundamente ligado con la historia de la compañía familiar. Corresponde a una contracción de las palabras hermanos Padrón Ayala.

Desde que la firma arrancó, con una inversión de USD 200 000, sus propietarios tenían claro que se especializarían en construir en una zona en la que pudieran ofrecer a sus clientes amplios espacios, pero con la misma calidad de edificios ubicados en el centro norte financiero de la ciudad.

Fue así como dieron con terrenos en Ponciano Alto. La empresa ha contribuido al desarrollo urbanístico de este sector de Quito con la construcción de suites y departamentos por 14 años.
La principal característica de estas viviendas es su amplitud.

Julio Padrón, gerente de la compañía, explica que en el centro norte financiero los constructores, usualmente, se ven obligados a limitarse en el diseño y servicios debido a los espacios de construcción. Mientras que en Ponciano tienen mayores posibilidades.

Durante los nueve primeros años, la empresa se concentró en proyectos de pocas unidades habitacionales. Sin embargo, tuvo un punto de inflexión durante el ‘boom’ de la construcción.
En el 2012 creció, lo que permitió que su facturación supere el USD 1 millón. Complementario a la construcción, reforzaron las acciones en servicio al cliente.

Esto lo destaca Carolina Suárez, quien adquirió una suite y un departamento a Herpayal. “Tengo que resaltar la seriedad que tienen para la entrega. Me gustan los materiales que usan, la interacción con los clientes y las facilidades que nos dan siempre”.

Con esto se refiere al servicio posventa. Una vez que la persona adquiere los departamentos y requiere arreglar algún daño en el mismo, realizar una instalación, hacer reformas, etc., puede solicitar el apoyo de la constructora.

Por ejemplo, explicó Julio, si alguien necesita hacer conexiones para colocar lámparas pueden llamar a la empresa y un equipo especializado acude al sitio y desarrolla el trabajo requerido.

Pero, la constructora ha seguido innovando. En 2015, con la llegada de la segunda generación de la familia Padrón, se desarrollaron procesos de marketing y se generaron fuentes de trabajo tras la apertura de su propia área de diseño. Antes subcontrataban.

Una de las fortalezas de la compañía, de acuerdo al gerente, es el manejo financiero. Este factor fue trascendental para que Herpayal enfrente la crisis del sector durante los últimos dos años.

Esto, sumado a que la empresa asumió actividades que antes subcontrataba y evitó inversiones en proyectos de grandes dimensiones, fue clave para mantener el flujo de caja. Con ello la constructora ha podido ofrecer préstamos con facilidades a sus empleados.

Julio Padrón explica que la visión de él y su familia no solo es el desarrollo de un negocio sino la responsabilidad social para con sus trabajadores. La compañía entrega y asume el almuerzo para el personal, ofrece espacios de tiempo para que puedan estudiar, da asesoría financiera, entre otros. “Queremos devolver a los empleados la alta fidelidad y calidad que han tenido con nosotros”.

Entre las proyecciones de la compañía, de hecho, está el reforzar las actividades en materia de responsabilidad social y seguir creciendo en la construcción de proyectos. El objetivo de la firma es que cada año aumente el monto de facturación con relación al año inmediatamente anterior.

Como parte de su crecimiento la compañía ha incursionado en la oferta de otros dos servicios. “Hemos dejado abierta la posibilidad de hacer planificación para terceros, construcción para terceros en algún momento, etc. Asimismo, damos asesoría legal inmobiliaria, no solo en el tema de la compra sino en cuanto a los aspectos patrimoniales. Hay clientes que quieren comprar para su familia, para inversión, para poner en comodato, etc. También, analizamos la parte tributaria”, indicaron los directores de la compañía.

La empresa también tiene como objetivo dar valor agregado para sus clientes, por lo que se esmeran en los acabados que, al final, se convierten en un elemento más de la decoración. Los proveedores de la compañía son nacionales y extranjeros, dependiendo de los productos para sus proyectos.