placeholder
El presidente de Francia, Francis Hollande, habló de las necesidades para el bloque europeo, frente a la crisis en Grecia. Foto: AFP

El presidente de Francia, François Hollande, habló de las necesidades para el bloque europeo, frente a la crisis en Grecia. Foto: AFP

Agencia EFE
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Hollande apuesta por un parlamento de la zona euro y un gobierno económico

14 de julio de 2015 10:30

El presidente francés, François Hollande, consideró hoy, 14 de julio del 2015, que de la crisis de Grecia hay que sacar una serie de lecciones para la zona del euro, empezando por la necesidad de un presupuesto común, un gobierno económico y un parlamento propio que garantice una gestión más democrática. Se trata de "dar a Europa bases más sólidas, en interés del pueblo", y permitir que el área del euro se haga oír en el mundo y no sea vista "como un espacio de dificultades", dijo Hollande en la tradicional entrevista televisada con motivo de la fiesta nacional de Francia.

El líder socialista francés se mostró convencido de que "hay que instalar una democracia" en la zona euro y tiene que haber "una mayor presencia de los parlamentarios". Sin embargo, no dio detalles sobre su propuesta de crear "un parlamento de la zona euro".

En cualquier caso, avanzó que va a proponer "ir más lejos sobre el gobierno económico" de la eurozona, con un documento que tiene intención de presentar y que lo hará "en coherencia con Alemania". "En una segunda etapa", añadió, también pretende definir "un presupuesto europeo".

Todo ello con el referente del eje franco-alemán, que, a juicio de Hollande, no se ha visto debilitado con la crisis griega. Es más, aseguró que sin él no habría sido posible el compromiso sobre Grecia. "Cuando Francia y Alemania no están unidos -argumentó- Europa no puede avanzar".

El presidente francés, que fue el principal valedor del Gobierno griego en las negociaciones con sus acreedores para conseguir un tercer rescate, insistió en "había un riesgo de que Grecia fuera humillada si salía de la zona euro". Sin embargo, lo que se ha conseguido al final es que el país se mantenga en la moneda única, se le vayan a prestar unos 85 000 millones de euros y se plantee una reconfiguración de las obligaciones para su deuda.

"Es Europa la que ha ganado y Francia ha encontrado su lugar", comentó para destacar sus esfuerzos de conciliación, en particular con la canciller alemana, Angela Merkel, a quien afirmó que convenció después de que Berlín tuviera un momento de duda.

Respecto al primer ministro griego, Alexis Tsipras, Hollande opinó que "ha sido valiente" al asumir el compromiso final, aun a riesgo de "perder una parte de sus apoyos". A su juicio, ese tipo de compromisos es lo que caracteriza a "un hombre de Estado". Fue una forma también de felicitarle por el giro de los últimos días, tras haber convocado el 5 de julio un referéndum sobre las propuesta de las instituciones que el jefe del Estado francés le había desaconsejado.

Es más, una vez que Tsipras obtuvo un apoyo mayoritario en esa consulta, Hollande le advirtió de que, paradójicamente, había salido reforzado políticamente, pero debilitado de cara a la negociación. Según el relato de la conversación que ambos mantuvieron tras el no mayoritario de los griegos en las urnas, Hollande dijo a Tsiras que, si a partir de entonces quería que Grecia siguiera en el euro, tenía que ofrecer pruebas de su voluntad al respecto. "Ayúdame a ayudarte, ayuda a que Francia ayude a Grecia", añadió el presidente francés, quien estimó que después Atenas hizo "gestos" y París pudo cumplir su promesa e interceder en favor del tercer rescate.