Kelvin Sigcho, gerente propietario, muestra la producción de horchata de  La Sureñita SA, en Loja. Foto: Lilia Arias / LÍDERES
Lilia Arias. Redacción Loja / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 1

La horchata busca consolidar su consumo en el extranjero

La horchata es una bebida que se prepara con la infusión de 16 hierbas medicinales. Esta se ha convertido en un producto apetecido en el país y en el extranjero. Para su comercialización se envasa en empaques plásticos.

En Loja han surgido diversas empresas que se encargan de este producto. Cada una la oferta con imágenes renovadas y sabores adicionales, como la horchata con limón o con miel de abeja.

La Sureñita SA es una empresa que nació en el 2002, con el sueño de promocionar esta bebida, que aporta a la salud, en mercados internacionales.

Esta pequeña empresa, por seis años, rentó un espacio para la producción y trabajaba con seis personas. Luego, por el crecimiento de las ventas, hubo la necesidad de ampliación. La firma adquirió un terreno, ubicado al sur de la ciudad, donde se construyó el galpón para la fábrica.

Según Kelvin Sigcho, gerente propietario, el 20% de la producción es destinada al extranjero y el 80% restante se distribuye en el país. Para llegar al mercado internacional, la empresa elaboró estrategias de marketing. "Una de las claves del éxito es mantener el sabor del producto para que el consumidor se sienta satisfecho", indica Sigcho.

Para lograr esto, la firma asesora a las 80 familias campesinas que proveen la materia prima, en las actividades de siembra y de cosecha adecuada de las plantas medicinales. La empresa cuenta con técnicos que visitan los terrenos de los proveedores de forma permanente.

Desde las parroquias rurales de Loja como: Vilcabamba, Malacatos, San Pedro de Vilcabamba, Chuquiribamba y Taquil se traen las plantas. Además, en Ambato, se compra la manzanilla.

Para Sigcho otro de los éxitos es pagar un precio justo al productor para contar con materia prima los 12 meses del año. Mercedes Puchaicela, es una de las proveedoras. Ella entrega un promedio de 50 quintales al mes. Por cada uno, recibe un pago entre USD 20 y 50; el precio varía por la calidad cosechada.

Entregar plantas medicinales a Sureñita SA es un trabajo complementario de Puchaicela, porque a la par cría animales de granja, como gallinas, cuyes y borregos. El estiércol de estos animales lo ­coloca en la tierra para abonarla y nutrirla para la siembra.

Cada familia tiene un cupo que se estableció previamente con la empresa. Por ejemplo, un promedio de entrega máxima es de 50 quintales mensuales.

Luego, en la planta, los 20 trabajadores realizan la desinfección, selección y secado de las plantas para el envasado y empacado. En la bodega se separan los volúmenes que se entregan a las cadenas de supermercados: Supermaxi, Tía, Coral, Zerimar (Loja) y tiendas pequeñas de la localidad. 6 000 bolsas de 35 gramos se fabrican diariamente.

Para llegar a EE.UU., la horchata se vende con el nombre de Doña Tere en frascos herméticos de 50 gramos. Hace cuatro años se logró comercializar el producto en sitios como Nueva York, Oregón, Kansas, Wyoming y Misuri. Además, existen ventas para Italia, Francia y España que representan el 5%.

La producción al mes es de 150 000 bolsas que se venden a USD 0,40 al por mayor, cada unidad. Al momento, la firma trabaja en una nueva presentación y así actualizar la imagen del producto.

Para Martín Herrera, administrador del Micromercado del Sur en Loja, el producto de la Sureñita SA es reconocido, porque mantiene su sabor desde que salió a la venta. Este comerciante la recomienda a todos sus clientes.