Andrea Gordón
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Las ideas innovadoras se mostraron en una feria

Las temáticas fueron variadas;desde la construcción de figuras en impresoras 3D hasta la ejecución de un brazo robótico que ayude a las personas con discapacidad. Este tipo de proyectos, que se presentaron en Innopolis en Urcuquí (Imbabura), buscaron ser ejecutados en el Centro de Emprendimiento de la Ciudad del Conocimiento Yachay.

Ramiro Moncayo, gerente de Desarrollo Industrial y Productivo de la empresa pública Yachay, explicó que esta cita se constituye en una feria que se desarrollará todos los años, para que expertos internacionales dicten charlas.

El objetivo de este evento es que motiven a los emprendedores ecuatorianos, para que puedan ejecutar sus proyectos en el ámbito tecnológico y científico.

En el Centro de Emprendimiento hay un espacio de ‘crowdworking’. Se trata de un lugar para que los emprendedores puedan desarrollar sus proyectos de forma independiente o en colaboración con otras personas o empresas.

Las iniciativas que se gesten en este lugar tendrán asesoría y asistencia técnica, infraestructura e insumos variables de desarrollo de mercado, que permitan a los usuarios industrializar sus proyectos a corto plazo, a escalas local e internacional.

Moncayo indica que este espacio tiene áreas que constituyen un importante gestor tecnológico: ‘coworking’, ‘softlanding’ y un FabLab (Laboratorio de Fabricación y Prototipado).

Precisamente en este laboratorio hay impresoras 3D, tomógrafos para escanear, ­aulas y herramientas interactivas para que los usuarios puedan generar sus iniciativas tecnológicas. “El objetivo es que el emprendedor pase de la idea a la acción”.

En el FabLab se ha destinado un espacio para que los niños también puedan desarrollar su creatividad y empiecen a realizar figuras con plastilina. Según los voceros de Yachay, esto demuestra que para ge­nerar conocimiento en el campo de la ciencia solamente es necesario ser creativo.

Rubén, de 8 años, creaba con sus manos un muñeco. Lo bautizó Ronald, su función es cuidar los cultivos de la zona de Urcuquí y evitar que las personas tengan que cuidarlas. Para el pequeño, la tecnología es una buena alternativa para que las personas del sector puedan trabajar mejor y no se preocupen por el riego de las plantas.

Camila Yanchapaxi, estudiante de 17 años, señaló que este tipo de propuestas permiten que los jóvenes se interesen en el campo de la tecnología, ya que a través de ella pueden generar nuevos mecanismos para facilitar la vida de las personas. Ella quiere ingresar a la universidad y estudiar Robótica.

Hasta el momento se han registrado 2 400 emprendedores de los cuales se seleccionarán a 50 y se les entregará un capital semilla para que desarrollen y hagan realidad sus propuestas.