Venta de artículos en el séptimo festival de ánime y cosplay organizado en mayo, en la Casa de la Cultura de Quito Fotos: Archivo/LÍDERES
Leonardo Gómez P. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 1

Las ideas que surgen con la moda asiática

La moda pop de Japón y Corea del Sur inspiran nuevos estilos de vida en Quito y Guayaquil. La música y el baile, los artistas, el cómic y hasta los disfraces de personajes animados son emulados por jóvenes ecuatorianos que buscan difundir esta tendencia y convertir su hobbie en nuevos y originales emprendimientos.

En su mayoría son personas desde los 18 hasta los 30 años de edad, cuya afición por el anime japonés y sus personajes los impulsa a crear tiendas online para la venta de productos importados, de accesorios elaborados por ellos mismos, organizar festivales y concursos, o abrir restaurantes en los que las meseras, llamadas 'maid', atienden disfrazadas de personajes de ánime.

Existe al menos de una decena de estos sitios conocidos como 'maid coffe' en el país. Algunos son el Nyan Coffe, el Doragon Café y el Kabu Coffe Maid, en Quito; o el Fantasy Maid, en Guayaquil.

Allí se ofertan platos típicos de Japón como el sushi, el 'ramén' o fideo japonés, y el 'oniguri', que consiste en una bola de arroz rellena. Los precios van desde los USD 2 en adelante, y en algunos 'maid coffe' solo se atiende previa reservación.

Los trajes que utilizan las camareras y en general todos los aficionados de esta moda no se venden en Ecuador, por lo que cada uno debe buscar la forma de fabricarlos en el país.

Ana Jiménez es diseñadora de trajes de personajes de ficción y conoce bien el mundo del cómic japonés. En el 2009, ella abrió una tienda virtual llamada Anne Annie Annet Atelier. Allí confecciona trajes bajo pedido. "Los costos varían dependiendo de la complejidad del traje. USD 40, si se trata de un traje de tela, hasta USD 500 cuando son armaduras completas de fibra de vidrio.

También existen los amantes de la música pop de Corea del Sur, conocida como K Pop. Sus fans reproducen las complejas coreografías de los artistas de ese país y organizan festivales en donde dan a conocer sus habilidades.

Un evento representativo de este año fue el K Star, al que asistieron cerca de 1 500 personas y participaron 20 grupos de baile K Pop. Así lo aseguran Carolina Játiva, María Teresa Ponce y José Hidalgo, quienes son parte del grupo de organizadores de este evento que recaudó más de USD 2 000 en tres meses.

Ponce asegura que los fans del K Pop pueden gastar USD 200 en un álbum original y autografiado. "Pero son artículos que solo se consiguen por internet. Hay pocas tiendas en el país", cuenta.

Una de estas tiendas es K Pop Live. Funciona en Quito y oferta accesorios, bolsos, cd's y posters autografiados... importados de Corea del Sur, a través de las redes sociales. Su dueña es Daniela Gresely, de 19 años, y cuenta que la venta de estos productos le han generado ventas de hasta USD 1 200 por mes.