placeholder
Mujeres gerentes

En Ecuador el 27% de la fuerza laboral femenina ocupa cargos de liderazgo en empresas. Foto referencial: Archivo/ EL COMERCIO

La fuerza laboral femenina redujo el 30% de la pobreza extrema a escala mundial

30 de marzo de 2015 15:05

El Banco Mundial, a través de la Corporación Financiera Internacional, indica que incorporar a más mujeres en el trabajo empresarial, además de sumar a la protección de sus derechos, es un buen negocio.

En el análisis ‘Investing in Women’s Employment, Good for Business, Good for Development’ (Invertir en el empleo femenino, bueno para los negocios, bueno para el desarrollo) se toman en cuenta los factores que, en torno al trabajo de las mujeres, representan el costo beneficio de incluir a la fuerza laboral femenina en una empresa.

Según la Organización Mundial del Trabajo, las trabajadoras representan el 40% de la fuerza laboral del mundo, sin embargo, se estima que cerca de la mitad del potencial productivo de las mujeres no se utiliza.

En Ecuador, de la Población Económicamente Activa de 4 607 495 personas el 42,54% es mujeres y 57,46% hombres. Así lo señalan las cifras del INEC. Por su parte, un estudio de Deloitte, firma privada de servicios profesionales, sostiene que en el país el 27% de la fuerza laboral femenina ocupa cargos de liderazgo en empresas.

Son seis los ejemplos que recoge la Corporación Financiera Internacional. Se trata de estudios de caso de compañías en distintas regiones del mundo que reflejan beneficios concretos, a partir de la inclusión de mujeres en su fuerza de trabajo. Dichas empresas también instauraron políticas a favor de la igualdad de género en las áreas de reclutamiento y gestión; revisaron temas salariales, junto al diseño de políticas flexibles de maternidad, familia y salud.

Odebretch (Brasil): El conglomerado brasileño de negocios en ingeniería y construcción enfatizó en que las mujeres pueden ejecutar el trabajo ‘duro’ al mismo nivel que los hombres. A través de su programa Acreditar, la compañía evidenció que hombres y mujeres pueden trabajar juntos de manera productiva en áreas de la construcción. Con esa política se incrementó el número de candidatos para ocupar vacantes, desde albañilería hasta cargos directivos. Ahora la empresa tiene acceso a mejor talento humano.

Anglo American (Chile): La empresa minera decidió hacerle frente a los prejuicios de que sus empleos son considerados, exclusivamente, “para hombres”. Apostándole a contratar mujeres, esta compañía mejoró la productividad e innovación, fortaleció las dinámicas de equipo, y optimizó el proceso de toma de decisiones.

Continental (Tailandia): El 42% de la fuerza laboral del proveedor de partes automotrices es mujeres. Con políticas flexibles e inclusivas se logró atraer y retener el perfil del trabajador que necesitaban. Antes de ello, había pocos ingenieros y empleados totalmente capacitados.

Finlays Horticulture (Kenia): En 2 años, la promoción interna de 69 mujeres le ahorró a esta empresa agrícola los USD 200 000 que le hubiera costado contratar y entrenar nuevos empleados.

Mriya Agro Holding (Ucrania): En esta zona rural de Ucrania las mujeres viven hasta 10 años más que los hombres. También es una población que se caracteriza por la migración masculina. Con la contratación de mujeres en buenas condiciones de trabajo, retuvieron más empleados y mejoraron la relación con la comunidad. Eso determinó el incremento en la calidad de inversores.

Nalt Enterprise (Vietnam): En 2008, esta empresa de exportación de ropa construyó una guardería para los hijos de sus empleados, y desde entonces las tasas mensuales de rotación del personal disminuyeron, en promedio, una tercera parte. Esto se traduce en una reducción de costos de hasta USD 500 dólares por cada nuevo trabajador.

En el estudio se concluye que aproximadamente el 30% de la reducción de la pobreza extrema entre 2000 y 2010 responde al aporte del trabajo femenino.