placeholder

El impulso al consumo también viene desde el Biess

Una computadora que se puede pagar en cuotas mensuales desde USD 13, durante cinco años de plazo. Esta oferta no se encuentra en una tienda de equipos electrónicos o en un centro comercial sino en el portal del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (www.biess.fin.ec).

Se trata del programa crediticio Computadores para todos, que funciona bajo el mismo mecanismo de los créditos quirografarios que entrega el Biess.

Los créditos quirografarios son un producto de este banco, con alta demanda, y son considerados créditos de consumo por los analistas. Cada día se entregan quirografarios a un promedio de 2 711 personas, con un monto de desembolso aproximado de USD 4,1 millones.

Los montos de los quirografarios entregados registran un acelerado incremento. Así, en octubre del 2010, el Biess entregó USD 23,8 millones; pero en octubre del 2011, la cantidad fue de USD 95 millones. Es decir, el incremento fue de casi cuatro veces. Incluso, el afiliado al IESS puede acceder a dos o más quirografarios al mismo tiempo, según la garantía (fondos de cesantía más fondos de reserva).

Para Marcelo Vázquez, profesor de la Universidad de Cuenca, los préstamos quirografarios actúan de la misma manera que los créditos de consumo de la banca privada: “Fomentan la demanda de bienes sin pensar en el ahorro”.

Estos recursos se destinan para adquirir bienes como electrodomésticos, vehículos, emergencias o deudas del afiliado... Pero no para inversiones, dice Vázquez.

El año pasado, el Biess había proyectado desembolsar por quirografarios unos USD 722 millones, pero terminó con una colocación de USD 1 000 millones.

¿Con este incremento se está inflando la burbuja del consumo en el país? El ministro de Finanzas, Patricio Rivera, considera que no. La semana pasada, en la rendición de cuentas del Ministerio Coordinador de la Política Económica, Rivera señaló que el quirografario es un crédito que permite cubrir necesidades de los hogares y que no existen indicadores que alerten que la economía ecuatoriana se esté recalentando. “Por el contrario, existe un buen desempeño en términos macroeconómicos”.