El 80% de la producción de la firma Hipertronics, en el norte de Cuenca, está concentrada en ‘smartphone’. Hasta el 2014, esta firma estaba dedicada a los teléfonos de gama económica. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES.

El 80% de la producción de la firma Hipertronics, en el norte de Cuenca, está concentrada en ‘smartphone’. Hasta el 2014, esta firma estaba dedicada a los teléfonos de gama económica. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES.

Giovanni Astudillo (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 20
No 0

El fabricante de celulares tiene incertidumbre

27 de diciembre de 2015 14:51

El 2015 es el peor año para los ensambladores de celulares del país, según se detalla en una carta enviada por la Asociación de Ensambladores de Eléctricos y Electrónicos del Ecuador al presidente Rafael Correa. Este año ensamblaron 500 000 teléfonos móviles de gamas baja, media y alta. Esa cantidad representa la mitad del 2014.

A inicios del 2015 había 790 empleos directos en el sector, pero hubo despidos en las siete ensambladoras locales por la baja en la producción. El presidente del gremio, Gabriel Garcés, dice que quedaron 300 empleados.

La carta fechada el 11 de este mes detalla las causas para esta crisis. Según Garcés, la principal es el incremento en el cupo que recibieron en junio pasado dos operadoras de telefonía móvil para importar celulares. “Eso provocó que los clientes de la industria nacional nos notificaran extra-oficialmente que no adquirirán más unidades nacionales”.

Otro problema es el aumento en el contrabando, dice Garcés. La Asociación calcula que el Estado se perjudicó en USD 150 millones por los tributos no recaudados.

Para el CEO de Hipertronics, Henry Aguilar, una norma modificada tres veces el 2015, no permitió hacer una previsión de ventas y comprar las partes y piezas para mantener una adecuada producción en su planta, que ensambla los celulares Grün.

Para el 2016, el sector tiene dos preocupaciones. La primera es conocer la normativa que impondrá el Gobierno con los cupos de importación de los teléfonos y con ello definir su plan de producción anual.

Si hay una liberación en los cupos de importación, dice Garcés, la producción nacional podría bajar a 250 000 unidades el próximo año y con ello se cerrarían algunas empresas, porque esa cantidad no compensa los costos en los que se incurre. Hasta el miércoles pasado no tenían la norma que regirá en el 2016.

“Eso agrava más la situación, porque no podemos hacer las previsiones de ventas y comprar productos (partes y piezas) a China, por lo que tendremos una paralización entre enero y marzo... Eso nos afecta, porque tenemos un costo fijo, que es la mano de obra que no tendrá nada que producir”, asegura Aguilar.

Según él, por esa razón es necesario tener una normativa de largo plazo; es decir, de unos tres años. Esta no solo debe referirse a los cupos de importación que sirven para conocer el tamaño de mercado para el producto nacional sino también saber cuál será el porcentaje de integración nacional en los celulares locales, señala Aguilar. “Así podremos hacer adecuadas y ­eficientes inversiones”.

El segundo tema que preocupa al sector es el anuncio, dice Garcés, que recibieron el pasado 27 de noviembre por parte del Ministerio de Industrias y Productividad, en Guayaquil. “Nos hablaron de cambios a la normativa de la industria y un nuevo incremento en la integración nacional de partes”.

Garcés señala que desde enero hay la posibilidad que las empresas nacionales del sector deban integrar tarjetas electrónicas producidas en el país a todos sus celulares. “Preguntamos cuáles serían las medidas complementarias para incentivar estas inversiones y nos respondieron que no tenían injerencias en el Comex, para ofrecer este tipo de medidas”.

Aguilar comenta que la integración de tarjetas electrónicas no es oficial, pero si se fija será otro inconveniente, porque son inversiones desde USD 1 millón en cada compañía, para atender ese tipo de requerimiento.

Según este ejecutivo, en la actualidad no se atreve a realizar ninguna compra ni inversión si no tienen una norma a largo plazo. “Suena cansón para el Gobierno, pero eso le pedimos desde hace más de dos años”.

El 2015 no fue malo para Hipertronics, porque cambió la línea de producción de equipos de gama baja a ‘smartphones’, si no lo hacía hubiera bajado su producción, dice Aguilar.
Con ello, la cantidad de celulares se duplicó y llegará hasta 100 000, de los cuales el 80% es ‘smartphone’. Según Aguilar, hasta el tercer trimestre les fue bien, pero después se redujo por la contracción económica del país.