La fábrica está ubicada en el  norte de Quito. Fotos: Patricio Terán /LÍDERES
Mónica Orozco, Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Inducarton: jugar limpio y diversificar sus clientes son su fortaleza

Casi puede decirse que el origen de la empresa de empaques y etiquetas Inducarton, fue una bicicleta.

El medallista olímpico máster y fundador de esta firma, Juan Carlos Bosmediano practica el ciclismo desde los 16 años. Dice que en su adolescencia no había nada más que le obsesionara como esta disciplina deportiva.

El ciclismo le dejó triunfos e ingresos que su madre se encargaba de administrar. "Contra mi voluntad mi mamá guardaba todo lo que ganaba… no me dejaba gastar nada", dice en broma y ríe.

En 10 años de carrera ciclística, que vivió intensamente hasta los 26 años, logró acumular USD 30 000.

Años más tarde, cuando se graduó de ingeniero comercial de la Escuela Politécnica del Ejército (Espe) pensó que el mejor destino para este dinero era generar empleo en el país. Así fue como decidió abrir su emprendimiento.

Para este riobambeño, las empresas pequeñas y medianas (pymes) eran un sector poco explorado. "Las cartoneras grandes fabrican pedidos de 3 000 cajas para arriba, pero nos dimos cuenta de que había un nicho de mercado para las pymes que no necesitan gran cantidad de cajas y tampoco quieren hacerse de un inventario tan grande".

Buscó un socio estratégico, tocó puertas de bancos y de proveedores. Recuerda que logró reunir USD 60 000 y en 1997 creó Inducarton.

Esta empresa, que actualmente factura sobre el USD 1,9 millones al año, empezó con un trabajador. Hoy cuenta con 22 en planta y el área administrativa. Por su trabajo provee de empaques a los sectores floricultor, textil y de alimentos (especialmente snacks).

La iniciativa exigió que deje el pedal, actividad que retomó siete años más tarde y que hoy combina con los negocios.

Ser competitivo y agresivo, jugar limpio y conocer las necesidades de los otros es la estrategia de Bosmediano si pedalea su bicicleta en una competencia o si debe fortalecer su empresa cuando las condiciones de la economía son adversas.

"Como en el deporte yo debo saber qué buscan mis auspiciantes (Ministerio del Deporte, Herbalife y Trek), en lo empresarial yo debo identificar qué es lo que quieren mis clientes. No les vendo cartón sino un servicio", dijo.

Esta filosofía de manejo le permitió a Inducarton superar el 'shock' financiero de finales de los noventa y del 2008.

Para afrontar ambas crisis, la compañía buscó alianzas con clientes para cumplir con los pedidos y con los proveedores para obtener la materia prima a crédito. Otra fortaleza de la empresa es la diversificación de cartera. La firma cuenta con un portafolio de entre 130 y 150 clientes activos (que adquieren empaques cada tres meses, al menos).

Comsaju, firma que vende snacks, es cliente de la firma desde hace más de 13 años. Ivonne Salamanca, gerente de la firma, dice que la empresa ha buscado entender sus necesidades como cliente y ha respondido eficientemente. "Hoy compramos unas 10 000 cajas de cartón al mes a este proveedor", explica.

El Insignia

Líder Poveda, empleado de la planta
'El compañerismo es fundamental'

[[OBJECT]]

Trabajo 16 años en esta empresa. Yo fui el primer trabajador. Cada vez venían más y más pedidos, fuimos creciendo poco a poco y se contrató más gente. El empeño y siempre hacer un esfuerzo adicional ha generado más ventas, clientes y por ahí fuimos creciendo.

Nos sabemos llevar entre compañeros. Cuando hay que hacer más trabajo, lo hacemos. Con eso se aumenta la productividad. La empresa es como nuestra casa, la sentimos propia y eso hace que se genere un buen ambiente laboral. Uno trata bien la empresa, para que los jefes también nos traten bien.

El ambiente de trabajo, el compañerismo y la mano de obra son la mayor fortaleza de Inducarton.

"La empresa es como nuestra casa,  la sentimos propia y eso hace que se genere un buen ambiente laboral"