El año pasado se produjeron 538 579 toneladas métricas de azúcar. Todo este volumen se procesó en 10,8 millones de sacos de 50 kilogramos. Las perspectivas para este año bajan. Cortesía : Ingenio San Carlos

El año pasado se produjeron 538 579 toneladas métricas de azúcar. Todo este volumen se procesó en 10,8 millones de sacos de 50 kilogramos. Las perspectivas para este año bajan. Cortesía : Ingenio San Carlos

Redacciones Quito y Guayaquil (i)  [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 2

La industria azucarera proyecta un año con bajos indicadores

30 de abril de 2016 15:22

La producción de azúcar en el país ha tenido un crecimiento sostenido en los últimos cinco años. Solo en el 2015 se produjeron 538 579 toneladas métricas, que se procesaron en 10,8 millones de sacos de 50 kilogramos.

Sin embargo, este sector también enfrenta dos retos: el primero es mantener un equilibrio competitivo del precio de azúcar frente al valor internacional, y el segundo, el alza del impuesto de consumos especiales (ICE) que tendrán las bebidas azucaradas.

En la denominada Ley Orgánica de Equilibrio de las Finanzas Públicas, aprobada la semana pasada por la Asamblea, se establece que se pagará de ICE, USD 0,18 por cada 100 gramos de azúcar por litro de bebidas azucaradas. Se exceptuó de este tributo a las bebidas energizantes, lácteas, agua mineral y los jugos que tengan más del 50% de contenido natural.

Miguel Pérez, presidente de la Federación Nacional de Azucareros de Ecuador (Fenazúcar), sostiene que este tributo podría influir en una baja del consumo de bebidas azucaradas, lo que repercute en el sector, porque se venderían menos sacos de azúcar.

En el cálculo inicial que hizo Fenazúcar con base en el primer documento de este proyecto gubernamental se tenía una tendencia de un 25% menos en el consumo y una afectación estimada por año de 540 000 sacos. Además de generar pérdidas de empleos.

El sector azucarero del Ecuador a escala nacional emplea directamente a unas 20 000 personas, y también genera 100 000 plazas de trabajo indirecto, según el gremio.

Esta industria desde 1999 (después del Fenómeno del Niño) ha presentado un crecimiento sostenido en producción. Para ese año se registró una producción de 9 millones de sacos de 50 kilogramos y hasta el año pasado esa cifra llega a los 10,7 millones de sacos.

Esto permitió que Ecuador sea autosuficiente en la producción local. Los saldos en cambio son exportados hacia mercados como el estadounidense. A corte del año pasado se vendieron 951 660 sacos de azúcar de 50 kilogramos.

De acuerdo con datos de Fenazúcar, esta producción en el país se centraliza en un 60% en ingenios y el resto a cañicultores.

Otro factor que preocupa al sector son los precios internacionales. En Ecuador no existe un precio único de azúcar, porque cada ingenio vende a sus comerciantes o industriales. El precio promedio va por los USD 35 el saco de 50 kilogramos. Y un kilogramo de azúcar que se vende en los supermercados está en un promedio de USD 0,90 ; mientras que el azúcar que se vende al sector industrial está más o menos en 70 centavos de dólar el kilo, explica Pérez.
Alfredo Maldonado, presidente del directorio del Ingenio Azucarero del Norte (ubicado en Imbabura y Carchi), explica que en los últimos tres años, esta fábrica muele 30 000 toneladas de caña de azúcar. “Pero desde el 2011, los precios internacionales están a la baja, y hay mayor demanda”.

Por lo que este año, dice, tendrán que plantear estrategias de acuerdo con el mercado. En el 2015 este ingenio -que tiene un 4% del mercado nacional- vendió unos USD 20 millones, cifra similar a la del 2014; sin embargo, Maldonado considera que este año habrá pérdidas “estamos preocupados en el flujo de la demanda. Hemos visto que se redujo el consumo del azúcar en un 20%”.

Esto, no solo por la coyuntura económica afectada por la caída de los precios del petróleo, sino por la Ley Orgánica de Equilibrio de las Finanzas Públicas que incluye a las bebidas azucaradas.

En cambio, Augusto Ayala, gerente del Ingenio San Carlos, ubicado en Guayaquil, informa que el año pasado produjeron 166 995 toneladas de azúcar, lo que significó una menor producción en comparación al 2014 debido a la baja concentración de sacarosa. Sus ventas totales también cayeron en un 7,82% debido al ingreso formal e informal de azúcar colombiana: “la diferencia cambiaria con el país del norte afectó seriamente al mercado nacional, además de la crisis que viven los hogares” dice.

Para este año existen varios retos por enfrentar, explica Ayala. Algunos serían el encarecimiento de las bebidas azucaradas a raíz del nuevo impuesto que se aprobó la semana pasada. El empresario comenta que el control no debe provenir de impuestos adicionales, sino de una adecuada educación para el consumo de azúcar de manera equilibrada.