Holdiplas fabrica las hormas para la industria del calzado. En el 2010 realizó una nueva inversión para la adquisición de maquinaria de punta tecnológica. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES.

Holdiplas fabrica las hormas para la industria del calzado. En el 2010 realizó una nueva inversión para la adquisición de maquinaria de punta tecnológica. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES.

Modesto Moreta (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

La industria compra sus hormas

20 de marzo de 2016 15:14

Las hormas de calidad para la confección de calzado se fabrican en Ambato. La empresa Hordiplas tiene experiencia en la elaboración y el diseño de este producto desde 1973. Sus principales mercados son Ambato, Guayaquil, Cuenca, Gualaceo y Quito.

Desde sus inicios hasta la actualidad la política de la firma es: “Pasión por una tradición de calidad”. Esta frase que se exhibe en el gigante letrero en el ingreso de la planta, ubicada en la vía al barrio San Vicente de Tigua, al nororiente de Ambato, se cumple.

La capacitación de la mano de obra está a cargo de Mario López, gerente y experto en la materia. Él cuenta que la tercera generación está al frente del negocio, que el año pasado comercializó 4 916 hormas y facturó USD 73 744.

Su abuelo Humberto confeccionaba calzado. El oficio también lo heredó su padre Carlos, quien se convirtió en uno de los principales productores de zapatos finos para mujer. En 1976 decidió incursionar en la fabricación de hormas de madera y nació con el nombre de ‘Hormas López’ y que se mantuvo hasta el 2009, cuando cambió a Hordiplas.

Los propietarios adquirieron maquinaria y consiguieron la asesoría de un experto. Todos estos conocimientos los asimiló Mario López quien reforzaba el trabajo de su progenitor. En 1993 pasó al mando de la empresa y decidió hacer una renovación de equipos.

La producción creció a 100 pares de hormas al día. Con un mercado en alza en las ventas, en el 2000 se construyó la actual planta industrial y se adquirieron nuevas máquinas con una inyección de capital de USD 200 000.

Pero la crisis y la dolarización afectaron a la industria y las ventas de la empresa bajaron. Mientras se recuperaba el mercado, la industria recibió otro golpe con “la apertura de almacenes para la venta de zapatos chinos: eso redujo las ventas un 90%”.

López estuvo a punto de quebrar, pero con las salvaguardias aplicadas por el Gobierno en el 2009 el negocio y el sector del calzado en general se recuperaron.

Una de las empresas que trabaja con el producto de Hordiplas es la fábrica de Calzado Gamo’s, en Ambato. María Belén Gutiérrez, gerenta financiera y de compras de la empresa, explica que trabajan más de 10 años con la proveedora de hormas. Ella explica que utilizan esa marca porque es de calidad. También, por el cumplimiento en la entrega, la tecnología de punta que utilizan y la resistencia de los materiales es importante.

Gutiérrez cuenta que Gamo’s, a través de su departamento de diseño, realiza creaciones de nuevos modelos de calzado y Hordiplas se encarga de elaborarlos, de acuerdo con la temporada y las nuevas tendencias. Eso también garantiza que el calzado que se fabrica cumpla las normas técnicas de brindar confort a los pies.

El precio es el otro atractivo. López explica que desde el 2008 se conservan los precios de producción que están entre USD 16 y 20 el par de hormas elaboradas con polietileno de mediana densidad. “Lo que busco con la congelación de los precios es aportar con el crecimiento del área de calzado”.

Otra inversión de USD 400 000 se dio en el 2010 con la compra de equipos con tecnología de punta. Fueron fondos propios y créditos en bancos locales. La producción subió a 150 pares de hormas al día.

Otro de los valores agregados es la prestación de servicios de patronaje en metal y modelaje de calzado a bajo costo. “Tenemos capacidad instalada de producir hasta 240 pares de hormas diarias, pero la crisis hizo que bajara la demanda en las empresas de calzado”, dice el Gerente.

En la actualidad tiene invertido en infraestructura y maquinaria tecnológica unos USD 700 000. Aspira a producir las plantillas a partir de junio próximo para el zapato de seguridad. El objetivo es exportar el producto.

Casado hace 27 años, Pazmiño aconseja a los jóvenes que están estudiando o iniciando una carrera profesional no dejar pasar las oportunidades “Cada tarea cuenta”. Este amante del fútbol reflexiona y dice que está satisfecho con lo aprendido. “He trabajado en grandes empresas, ahora manejo la programación de Fox Sports en América Latina, he asistido a grandes eventos deportivos como Mundiales o finales de Champions League. Y me pagan por ir, no sé qué mas puedo pedir”.