Cobiscorp

Cobiscorp, en Cumbayá, es una empresa que se dedica a la elaboración de servicios relacionados al software, capacitaciones y otros. Sus principales productos los usa la banca privada. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Sofía Ramírez (I) 
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

La industria del software busca mejores resultados

4 de octubre de 2015 16:03

Un crecimiento del 6%, al igual que en el 2014, es lo que se prevé hasta fines de este año en el sector del software nacional.
Para los representantes de esta industria, dos factores son los que determinan la proyección de este escenario: la delicada situación económica del país y la reducción de la demanda de los servicios en el sector público y privado.

Berioska Torres, directora ejecutiva de la Asociación Ecuatoriana de Software (Aesoft), manifiesta que la disminución de las compras en el sector público en este año y sin determinar -por ahora- cifras, sería un factor que hasta diciembre del 2015 afecte la facturación de la industria local.

No obstante, desde el Servicio de Contratación Pública (Sercop) se proyecta una visión positiva. Según sus cifras, al comparar el primer semestre de este año con igual período del 2014, “se duplicó la contratación de software”.

En medio de este escenario, la exportación de productos y/o servicios tecnológicos a Colombia, Perú, EE.UU., etc., se presenta como una oportunidad para que las firmas del sector comercialicen montos desde USD 200 000, hasta 5 millones, según una encuesta realizada este año a las 145 empresas socias de Aesoft.

Los principales servicios o productos que tienen esta proyección corresponden a soporte técnico, desarrollo y consultoría de software, distribución, capacitación...

Estos se exportan hacia sectores como el turístico, educativo, financieros, telecomunicaciones, administración pública, etc.

Mauricio Bayas, gerente general de Bayteq, explica que -en su caso- su estrategia no tiene un enfoque mayoritario en el sector público. La mayoría de su cartera de clientes (unos 60, entre nacionales e internacionales), está en el sector privado. Este año, dice, tiene una meta de crecimiento del 15 al 20%, pero debido a la realidad del país “se siente una afectación, en especial en el sector financiero”.

La firma se inició en el 2003 y exporta a España, México, El Salvador, Costa Rica, EE.UU. y Panamá.

Las ventas en el exterior para Bayteq representan del 20 al 25% de su facturación total. Para el desarrollo de software, en este año invirtió USD 200 000, específicamente para soluciones móviles.

Bayas comenta que aunque en Ecuador no existan datos sobre el mercado de aplicaciones móviles, esta línea de negocio tendría potencial crecimiento, si se toman decisiones adecuadas.

Willian Moss, CEO de Cobiscorp, afirma que existe un importante reconocimiento internacional a la industria ecuatoriana por solventar soluciones para el sector financiero, “pero aún existe débil colaboración y coordinación entre las empresas públicas, privadas y la academia”. Otro limitante es que no se ha avanzado en la obtención de certificaciones internacionales, como CMMI del Software Engineering Institute.

La encuesta divulgada por Aesoft registra que la producción de software en el país genera entre 30 y 100 trabajos directos, según del tamaño de la empresa.

En cuanto a modelos de negocio, el sector presenta varios esquemas como: el software libre, software con licencia, especialistas de producto; en cuanto a servicios, proveedores de soporte, documentación y formación, doble licenciamiento, etc.

Esta investigación, escrita por Andrés Delgado, de la organización Apertura Radical, refleja que de la encuesta dirigida a 450 empresas, respondieron solo 37.

En junio de este año, la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) presentó ante la Asamblea Nacional el proyecto denominado Código Ingenios, que tiene por objetivo fomentar el conocimiento y la innovación, tomando en cuenta el desarrollo del software libre.

Rafael Bonifaz, presidente de la Asociación Libre del Ecuador (Asle), conformada por 100 personas, dice que el fortalecimiento de este modelo de negocio permite generar nuevos emprendimientos en el país.

A su vez, añade, posibilita adaptar los sistemas sin depender de multinacionales.