Volkswagen

Foto: Archivo Líderes

Agencia DPA
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Ingenieros de Volkswagen admitieron que instalaron software prohibido

4 de octubre de 2015 12:15

Ingenieros del gigante automotor Volkswagen confesaron que instalaron el software manipulado en coches con motores diésel para poder cumplir con las normas ambientales y, al mismo tiempo, ajustarse al límite de costes impuesto dentro de la propia empresa, señala hoy, 4 de octubre, el dominical alemán "Bild am Sonntag".

Según el rotativo, que se basa en información de una auditoría interna de la automotriz, varios ingenieros admitieron que instalaron el software en cuestión en el año 2008. "No comentamos esta información", fue la escueta reacción de Volkswagen a través de un portavoz. "Informaremos apenas tengamos resultados consistentes".

La canciller alemana, Ángela Merkel, demandó el rápido esclarecimiento del escándalo en torno al engaño de las emisiones de gases contaminantes. "Espero que VW establezca rápidamente la transparencia necesaria", dijo en una entrevista difundida hoy por la emisora Deutschlandfunk.

Al mismo tiempo, Merkel se mostró confiada de que el escándalo no dañará el buen renombre de la industria alemana. "Creo que la reputación de la industria alemana, la confianza en la economía alemana, no se han visto tan perjudicadas como para que dejen de considerarnos un buen entorno para la economía y la industria", opinó la mandataria.

De acuerdo con "Bild am Sonntag", Volkswagen trabajaba desde 2005 en el motor en cuestión, el EA 189, que en 2008 estaba casi listo para la producción en serie. Los ingenieros explicaron que tomaron la decisión de manipular el software porque no hallaron una solución para cumplir tanto con las normas de emisiones de gases contaminantes como con los límites de costes.

Hasta ahora no está claro quién dio la orden de hacerlo, destaca el rotativo. Según la versión, además del software de la empresa Bosch fue utilizado también uno del autopartista Continental para los motores más pequeños, de 1,6 litros. "No tenemos indicios de que nuestra tecnología haya sido manipulada. El software que suministramos no está en condiciones de manipular valores de emisiones", dijo un portavoz de la empresa.

El periódico agrega que en el caso del software de Bosch basta con realizar una actualización del sistema en el taller, a diferencia del del sistema de Continental, cuya solución será más costosa porque exige el recambio de los inyectores.

Un miembro del Consejo de Supervisión que cita hoy el dominical "Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung" estima que el círculo de quienes estaban al tanto del fraude con el software manipulado es mucho mayor de lo que se cree hasta ahora. "La tesis de que esto fue obra de un par de ingenieros criminales es insostenible", dijo al periódico, y sostuvo que Volkswagen "engañó de forma sistemática a clientes y autoridades".

Además reveló que el Consejo de Supervisión está urgiendo a Müller a que viaje a la brevedad a Estados Unidos y dé muestras de arrepentimiento. Volkswagen se encuentra sumido en la peor crisis de su historia desde que hace dos semanas saliera a la luz que manipuló los motores diésel de 11 millones de coches en todo el mundo para simular menores emisiones de gases contaminantes.

El mayor fabricante de automóviles del mundo deberá afrontar multas millonarias en Estados Unidos, donde se destapó el fraude, y demandas judiciales de usuarios y accionistas. Las acciones de la empresa cayeron el viernes a su nivel más bajo desde 2011 y llevan perdido 43 por ciento de valor.

El escándalo forzó la dimisión del presidente ejecutivo de la empresa, Martin Winterkorn, reemplazado por el antiguo presidente de la filial Porsche, Matthias Müller. El nuevo jefe de la empresa hablará por primera vez a la plantilla el martes, un día antes de que vuelva a celebrar una reunión de crisis el Consejo de Supervisión.

El jueves, el director de Volkswagen en Estados Unidos, Michael Horn, comparecerá ante el Congreso en Washington. "Soy consciente de que Usted como accionista tiene muchas preguntas y quisiera recibir respuestas", reza una carta de Müller a los accionistas publicada en la página web del grupo Volkswagen. "Le aseguro que le daré las respuestas", continúa Müller y pide tiempo para ello.

La empresa también se disculpó ante los clientes en anuncios de una página entera publicados en varios periódicos dominicales de Alemania. "Vamos a hacer todo por recuperar su confianza", reza el texto. "En realidad aquí tendría que estar nuestra felicitación por el 25 aniversario de la reunificación alemana", dice el título