placeholder
Diego Paredes, gerente de Parego, enseña los asientos para los buses urbanos. Esta firma ambateña apostó desde el 2012 a la fabricación de autopartes de calidad . Foto: Modesto Moreta / LÍDERES

Diego Paredes, gerente de Parego, enseña los asientos para los buses urbanos. Esta firma ambateña apostó desde el 2012 a la fabricación de autopartes de calidad . Foto: Modesto Moreta / LÍDERES

Innova en autopartes para buses

21 de noviembre de 2017 15:26

Las carrocerías, las esponjas para los asientos de buses interprovinciales y los asientos plásticos para los buses urbanos que fabrica la empresa Parego, en Ambato, trabajan en las condiciones más exigentes. Esta firma ambateña apostó desde el 2012 a la fabricación de autopartes de calidad con el propósito de abaratar los costos de los productos importados.

Su más reciente innovación surgió hace dos meses. La empresa elabora asientos plásticos para buses urbanos, convirtiéndose en el producto estrella de esta marca para la industria carrocera nacional. Los asientos cumplen con normas técnicas de homologación, así como con estándares de calidad y de flamabilidad.

Estas características ayudaron a que poco a poco se posesione en el mercado ecuatoriano. Es más los costos por unidad bajaron de USD 32 a 21. En la actualidad la empresa confecciona 150 asientos de plástico reforzados al día. La capacidad instalada es de 400.
La historia de Parego se inició en el 2003, luego de la crisis bancaria. Washington Paredes decidió en 1999 dejar la importación de autopartes e instaló su propio taller para fabricar carrocerías metálicas. Su experiencia en el taller de su padre Olmedo lo puso a prueba en su negocio.

Con una inversión de USD 50 000 armó su local en la avenida El Rey, en el norte de Ambato, con el nombre de Parego. Con los recursos adquirió las soldadoras, cortadoras de metal, cizallas y materia prima. Arrancó con la elaboración de carrocerías para buses, furgones, baldes de camionetas, cajones metálicos....

Paredes cuenta que una carrocería hace 15 años costaba alrededor de USD 15 000, en la actualidad está entre los 45 000 y 60 000. Con el tiempo, el taller se trasladó al sector Unamuncho en su nueva planta en la que se invirtieron unos USD 100 000.

La reinversión de las utilidades fue importante en el proceso de crecimiento de la empresa y la innovación tecnológica. Paredes cuenta que los altos costos de las autopartes importadas como los asientos plásticos y las esponjas inyectadas, sumado al incumplimiento en las entregas a la fábrica motivaron poner en marcha su proyecto de fabricación de sus propias autopartes.

Con la calidad del producto comenzó con la comercialización de las esponjas y los asientos plásticos en el mercado nacional con buenos resultados. Paredes dice que lograron bajar los precios de los asientos plásticos importados y de las esponjas para competir. “Tenemos la tecnología de punta y la mano de obra capacitada para prestar este servicio que también cuenta con matricería para producir moldes en aluminio y acero”.

En el 2012 sus hijos Sebastián y Diego asumieron la administración de la empresa. Ellos dieron un giro importante para montar las nuevas áreas de producción en techos de zinc, esponjas de alta calidad para el tapizado de los asientos de los vehículos y los asientos plásticos para los buses.

Diego Paredes, gerente de Parego, asegura que en los dos meses que están en el mercado de los asientos ya han fabricado 2 500 unidades. También, explica que por cada 1 000 unidades de asientos la firma elabora las matrices o moldes con el logotipo de la carrocería o la empresa de transportes. “La idea es que cada asiento lleve el logotipo de la Cooperativa de Transporte o de la Empresa Carrocera, este servicio es gratuito. Estamos en promoción por la presentación de nuestro producto en el mercado nacional”.

También, elaborará almohadas de esponja inyectada para comercializarla a escala nacional. Es más, la maquinaria y los equipos con que cuenta se pueden fabricar colchones. Esta industria ambateña también produce techos de zinc para galpones. “Nuestro asiento es un 9% más resistente que el importado de acuerdo a los estudios efectuados en el Centro de Fomento Carrocero”.

Hace dos años, Tapicería Loja utiliza la esponja inyectada que fabrica Parego para la fabricación de juegos de asientos para buses interprovinciales e intracantonales que le solicitan las empresas carroceras de Santo Domingo. Ángel Romero, gerente, explica que la calidad del producto hizo los pedidos aumenten.

La firma está en el mercado hace 28 años, produce uno o dos juegos de asientos, es decir, 40 y 45. “Los precios para trabajar en volumen son bajos y podemos competir en el mercado, eso hizo que las ventas poco a poco se incrementen”.

El año pasado Parego facturó USD 467 765, cifra menor a la del 2015 y da trabajo a 20 personas. Sus principales mercados son Ambato, Quito y Santo Domingo.