placeholder
El centro de logística avanzada que tiene GPF ocupa 12 700 metros cuadrados de construcción. La automatización de los procesos permite manejar 25 000 ítems de 500 proveedores. Foto: Archivo / LÍDERES

El centro de logística avanzada que tiene GPF ocupa 12 700 metros cuadrados de construcción. La automatización de los procesos permite manejar 25 000 ítems de 500 proveedores. Foto: Archivo / LÍDERES

La innovación gana espacio en el organigrama de las empresas

27 de febrero de 2018 12:10

Desarrollar nuevos productos o servicios. Mejorar procesos internos de una empresa. Identificar problemas para los clientes y ofrecerles una solución. Trabajar con la academia. Anticiparse a los competidores.

Todo lo anterior sirve para definir innovación, una materia que cada vez gana espacio en las empresas ecuatorianas, sean grandes, medianas o pequeñas.

Ejemplos pueden ser la automatización de centros de acopio, el lanzamiento de nuevos servicios, el uso de inteligencia artificial en procesos internos, apalancarse en aplicaciones móviles para hacer entregas a domicilio y un largo etcétera. “La idea es lograr cambios disruptivos”, dice Andrés Zurita, director ejecutivo de la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación (AEI).

Adriana Amaya, catedrática de la Espae-Espol, aporta con otro concepto: “Innovación no es un fin en sí mismo sino un mecanismo, entre otros, para que se incremente la productividad de las empresas y se alcancen mejores niveles de competitividad”.

¿Qué tipo de empresas innovan más en el país? Hay dos respuestas: Según la Encuesta de Actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación aplicada en 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos y la Senescyt, en 2014, las firmas grandes son más propensas a implementar programas de innovación.

Amaya dice que esto ocurre porque las grandes empresas poseen mejores niveles de productividad y alcanzan mayores impactos con sus innovaciones.

Otra respuesta la da Jorge Brito, socio de Deloitte. Él menciona que según el estudio ‘Innovación en Ecuador’, las medianas y pequeñas empresas tienen más y mejores posibilidades de innovar. “En las grandes hay muchos estándares y reglas que cumplir, entonces no siempre experimentan. En cambio, una empresa pequeña, sin tantas reglas, puede probar. Mientras más pequeño es, más fácil es la aventura”.

Entre otros datos, el estudio de Deloitte (que entrevistó a 150 líderes empresariales de 16 industrias) señala que la prioridad por innovar es alta en el país.

Zurita coincide con Brito. Las grandes compañías -dice- tienen que cambiar su cultura con un esfuerzo muy grande. “Además ya saben cómo hacer dinero. Las pymes pueden generar alianzas, están mucho más abiertas a arriesgarse y dar el salto”.

Un caso de innovación permanente es Corporación GPF, que maneja las cadenas Fybeca, Sana Sana y Oki Doki. Ana María Molina, gerenta corporativa de Sostenibilidad y Asuntos Públicos, indica que innovar es un asunto de actitud “y los accionistas y directivos de una empresa deben tener esa actitud”.

Molina menciona que GPF innova desde hace 40 años y pone de ejemplo la implementación de tarjeta de descuentos, el servicio al vehículo, el concepto de autoservicio, las entregas a domicilio, hasta llegar al centro de logística avanzada que tiene en Amaguaña, al oriente de Quito y en el que se invirtieron USD 53 millones.

Danec es otro ejemplo de innovación, según la AEI. Juan Fernando Muñoz, director técnico y responsable de los procesos de innovación, señala que la clave es tener un enfoque y entender las necesidades de los clientes.

Muñoz indica que Danec innova para ofrecer productos con valor agregado y así diferenciarse de la competencia. ¿Un ejemplo? El aceite en funda que lanzó la empresa al mercado en 1991. “Había la necesidad de la gente de contar con un empaque más barato con la misma calidad. Eso se visualizó desde la cabeza de la empresa y fue un hito de la firma”.


Tres retos deben superar las empresas


Dificultad para acceder a financiamiento, contar con profesionales y mano de obra calificada y cambiar la actitud de los directivos son tres razones que desaceleran los procesos de innovación en las empresas. Así lo aseguran expertos en la materia consultados por LÍDERES.

“El acceso a fondos es un tema básico”, dice Andrés Zurita, director ejecutivo de la Alianza para Emprendimiento y la Innovación (AEI). El problema de recursos, añade, se da principalmente en Pymes. Las grandes empresas acceden a capital en bancos o en el extranjero, pero eso no ocurre siempre con las medianas y pequeñas compañías, asegura.
“Para innovar se necesita capital y en Ecuador el acceso a recursos podría darse por el mercado de valores o por mercados de capital”. Pero eso no siempre se da.

Otra tarea por cumplir es contar con profesionales y mano de obra calificada. En esta caso lo que se requiere, según Zurita, es capacitar a la gente que ye tiene experiencia en temas de innovación. “Hay que aprovechar también a los ecuatorianos que estudiaron o estudian en el exterior”.

World desarrolla soluciones tecnológicas para vehículos. Tiene clientes en Ecuador, Colombia, Perú, México, Uruguay, Argentina y España. Foto: Archivo / LÍDERES

World desarrolla soluciones tecnológicas para vehículos. Tiene clientes en Ecuador, Colombia, Perú, México, Uruguay, Argentina y España. Foto: Archivo / LÍDERES

En Ecuador, una joven firma innovadora es Location World. Esta compañía de tecnología y con un crecimiento acelerado fue parte, en el 2017, del Radar de las tecnolatinas con mayor valoración. Su meta es ser líder en América Latina en servicios de localización vehicular. Hoy en día conecta alrededor de 45 000 vehículos en la región y España, gracias a sus soluciones tecnológicas.

El CEO de esta compañía, Antonio Morales, reconoce que en los últimos tres o cuatro años se notaron esfuerzos para crear programas de innovación en las empresas del país. “Pero no se ha logrado el impacto esperado”.

Según Morales, esto ocurre por cierta escasez de profesionales para atender el tema de transformación digital y por una cultura tradicional de las compañías. “Las firmas familiares, que son la mayoría en el país, están en un proceso de transición, pero hay aún muchos directivos con una visión tradicional a los que les cuesta iniciar procesos de innovación”.

El CEO de Location World considera necesaria una política abierta de innovación para integrar visiones de otras industrias. También menciona que los planes escritos corren el riesgo de quedarse solo en un papel y no llegar a ser una realidad.

¿Que hacer ante la no ejecución de los planes? Para Adriana Amaya, catedrática de la Espae-Espol especializada en innovación, las empresas deben de trabajar en sus capacidades para modificar sus estrategias, que permitan llevar a cabo la implementación de las ideas de una forma exitosa.

Esta investigadora añade que la clave es generar una cultura organizacional. Esto se logrará, según Amaya, cuando se desarrolle un clima innovador apropiado y cuando cada aspecto de una organización promueva la creatividad, el compromiso y la aceptación del cambio requerido para la implantación de una innovación.


Otros obstáculos

El estudio Innovación en Ecuador, elaborado por Deloitte, menciona 10 obstáculos que enfrentan las compañías.

El primero es la dificultad de liberar tiempo dentro de la administración del negocio. Luego le siguen la “compleja normativa legal” y la falta de recurso humano capacitado.

Los demás obstáculos  tienen que ver con falta de recursos, incertidumbre de lo que la innovación pueda generare en la organización, falta de infraestructura...

Más del 80%  de los encuestados en el estudio no solo involucran a sus recursos sino que se apoyan en clientes para varias actividades del programa de innovación.


La creatividad y la resolución de problemas son dos requisitos

El estudio Innovación en Ecuador, elaborado por Deloitte, señala que una de las principales dificultades para innovar en el país es la falta de recurso humano capacitado.

El 19% de los empresarios consultados señala que este tema es el tercer obstáculo. El primero es la dificultad para liberar tiempo dentro de la administración del negocio y el segundo es la compleja normativa legal.

Empresarios y analistas consultados coinciden con lo que dice el estudio, en cuanto al recurso humano y se animan a plantear una suerte del perfil de un director o gerente de innovación.
Para Andrés Zurita, director ejecutivo de AEI, el responsable de innovar debe contar con herramientas para identificar problemas y para lanzar y manejar proyectos. “Con esos dos ‘match’ se pueden abrir departamentos de innovación en las empresas”.

El director técnico de Danec, Juan Fernando Muñoz, añade que tiene que ser un profesional que busca maneras de hacer mejor un producto, un proceso. “Es una persona que no se conforma y busca lo siguiente que se puede ofrecer al mercado. El responsable de innovación debe ofrecer valor agregado”.

Otras condiciones son la creatividad, el liderazgo y la capacidad de generar cambios. Así lo asegura, Antonio Morales, CEO de Location World. “Hay competencias fundamentales. “El responsable debe tener una visión de nuevos modelos de negocios que permitan generar valor en las empresas, modificando estructuras. Se requiere conocimientos de procesos y ‘design thinking’”.

Morales se anima a decir que el gerente de innovación debe ser el nuevo CEO de una empresa. “Pero en el país los CEO aún son bastante tradicionales”.