placeholder
La planta de producción de gases del aire más nueva y moderna con la que cuenta la empresa está ubicada en Guayaquil. La construcción comenzó en 2013. Foto: Cortesía Linde Ecuador

La planta de producción de gases del aire más nueva y moderna con la que cuenta la empresa está ubicada en Guayaquil. La construcción comenzó en 2013. Foto: Cortesía Linde Ecuador

Innovar les abrió mercados

30 de agosto de 2017 11:43

Este 2017 se cumplen 55 años desde que la multinacional sueca AGA iniciara sus operaciones en Ecuador. La firma, que desde el 2012 opera con el nombre de Linde Ecuador, provee al mercado de gases industriales y medicinales. Además, produce gases para soldaduras, y distribuye equipos para producción de electrodos.

“La producción, distribución y comercialización de gases tiene un 70% del peso de nuestro negocio industrial”, dice Patricio Cárdenas, gerente de Negocios de Gases Industriales de Linde Ecuador. La materia prima de Linde es el aire que todo el mundo respira, explica Cárdenas.

Lo que hace esta empresa desde hace cinco décadas, y que se ha convertido en su principal giro de negocio, es transformar el aire por temperatura baja para separar el oxígeno, nitrógeno y argón. “En estado líquido los envasamos (a estos gases) y los presurizamos para poder llenarlos en estado gaseoso”, detalla el gerente.

Con una cartera de 1 500 clientes, Linde atiende en el país a empresas de las industrias alimenticia, petrolera y petroquímica, construcción, automotriz, metalmecánica y farmacéutica. Además, cuenta entre sus clientes a hospitales y clínicas, a los que provee gases de uso medicinal.

Inversión con resultados

Desde que AGA pasó a ser parte del grupo alemán Linde ha experimentado crecimiento promedio en facturación de entre un 6 y 8%. El único año en el que las cifras fueron negativas fue el 2016.

El gerente explica que esto obedeció a la desaceleración económica nacional, pero enfatiza que esto no afectó los resultados que ha tenido su inversión de USD 50 millones desde el 2011, en la instalación de dos plantas nuevas de producción de gases del aire, una en Lasso (Cotopaxi) y otra en Guayaquil. Juntas tienen una capacidad de producción de 130 toneladas de gas al día. “Eso muestra que Linde, a pesar de las dificultades económicas del Ecuador ha seguido confiando como en los últimos 55 años”, sostiene.

La transformación, además, le permitió a la firma cruzar fronteras. Al tener filiales en la región, Linde pudo comenzar a exportar gases y soldaduras. “A raíz de las nuevas inversiones hemos pasado a exportar gases a Perú y Colombia. A Venezuela hemos enviado soldaduras”, puntualiza.

La planta en Lasso está en las instalaciones de Novacero, cliente y socio estratégico de Linde. Con la instalación de la planta, “Novacero consigue provisión continua de oxígeno a la acería, permitiéndole optimizar costos de producción y ahorrar divisas al país”, explica Guillermo Miño, gerente de planta en Novacero.

Karina Páez, gerenta de Recursos Humanos de Linde, destaca que además de esas inversiones, la empresa se ha fortalecido en innovaciones tecnológicas.

Cita el desarrollo de nuevos gases medicinales como el óxido nítrico, que se aplica en el tratamiento de la hipertensión pulmonar de neonatos. “Con la construcción de nuevas casas de salud hemos podido poner infraestructura con alta innovación, por ejemplo, lugares en donde se atiende a neonatos”, señala Páez.

Cárdenas añade que esta inversión ha permitido que la empresa crezca en su participación en segmentos como el alimenticio. El gas que ofrece Linde es usado en empresas productoras de bebidas gaseosas, además en procesos de congelamiento de alimentos como el camarón. “Hemos visto en el 2017 recuperación en algunos sectores de mercado que nos han permitido a nosotros aplicar nuevas tecnologías”, dice.

La empresa espera cerrar el presente año con USD 50 millones en ventas y abrir, por lo menos, dos nuevas sucursales de servicio al cliente, bajo un nuevo concepto: Linde Express.