Xavier Ycaza, gerente de Intercia, junto a Tannya González, gerenta de Planta.  Fotos: Joffre Flores / LÍDERES
Washington Paspuel. Redacción Guayaquil / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 1

Intercia, el desecho tecnológico tiene otra oportunidad

¿Adónde van a parar esos viejos faxes, o aquellas obsoletas computadoras con enormes y ruidosas pantallas monocromáticas cuando caen en desuso? Pueden ir directamente a la basura.

Pero para la firma Intercia, cualquier objeto tecnológico que desechan las empresas tiene un segundo uso. Xavier Ycaza, su gerente, lo aprendió luego de más de una década trabajando en el área de reciclaje de productos.

Cambiar la mentalidad del ecuatoriano y de las empresas sobre el destino de esos objetos viejos no ha sido fácil "Al ecuatoriano -dice- no le gusta botar nada. Y se resiste a deshacerse de sus equipos, como los teléfonos celulares. El ecuatoriano se encariña con las cosas que les costó esfuerzo adquirir". Ycaza considera que antes de ir a la basura, se merecen otra oportunidad para ser útiles.

La empresa nació de un proceso progresivo de reciclaje de productos. Se creó en enero del 2002 como una firma que proveía de papel reciclado a Papelera Nacional, con la que forma el grupo industrial Inver San Carlos.

Dos años después, en el 2004, empezaron a probar con el reciclado de botellas de plástico PET, las utilizadas para bebidas gaseosas y energizantes. En agosto del 2012, luego de un análisis del mercado de los desechos tecnológicos, Ycaza y su equipo incursionaron en su proceso de reciclaje.

Intercia comenzó con una inversión inicial de cerca de USD 1 millón. No fue fácil cambiar la mentalidad de las empresas, reconoce Ycaza, su gerente general. Empezaron adquiriendo los desechos electrónicos de una veintena de firmas. Obtuvieron del Ministerio del Ambiente una licencia ambiental para el desensamblaje de equipos electrónicos.

Las empresas que les entregan sus desechos no se van con las manos vacías. Además del pago por sus equipos obsoletos, Intercia les entrega un certificado que garantiza que sus viejos equipos tendrán una disposición final adecuada.

La empresa, cuya inversión anual bordea los USD 600 000, a decir de su gerente, hoy recibe al mes entre 50 y 80 toneladas de desechos tecnológicos de unas 250 firmas públicas y privadas.

Las operaciones de la firma se concentran en su nueva planta integral de reciclado, ubicadas en un terreno adquirido en el kilómetro 26 de la vía a Daule, al norte de Guayaquil. Intercia tiene otras cinco plantas más, en Quito, Guayaquil y Montecristi. Sus planes inmediatos son abrir una nueva planta de reciclado en Santo Domingo de los Tsáchilas, aprovechando su ubicación estratégica.

Intercia exportó hasta agosto pasado, luego de dos años de operaciones, 1 500 toneladas de desechos tecnológicos, en 22 contenedores, a Canadá, donde otra firma asociada procesa el material para convertirlos en nuevos artículos.

A las plantas de Intercia llegan los desechos tanto de firmas pequeñas, como de grandes multinacionales. Anabel Guerra, jefa de Ventas de Electromédica, una pequeña firma de provisión de material electrónico para centros hospitalarios, dice que Intercia suple una necesidad de las empresas: hacerse cargo de los equipos en desuso. González aclara que Intercia, si bien recicla equipos hospitalarios, solo recibe los tecnológicos. "No recibimos material hospitalario orgánico, que requiere otro tipo de manejo".

El proceso

El manejo de los materiales. Para Tannya González, gerenta de Planta, el reciclaje implica un proceso técnico que se ejecuta a través de una cadena de desensamblaje del plástico, el metal y los componentes electrónicos.

Los certificados. La empresa recicladora ha obtenido las certificaciones de Calidad ISO 9001, y la de Medio Ambiente ISO 14001.

EL INSIGNIA

[[OBJECT]]

Wilmer Valencia: "El trabajo es una oportunidad de aprender"

Estoy trabajando en la empresa desde hace un año y medio. Empecé sin conocimientos sobre el proceso de reciclaje, pero aquí me capacitaron para manejar los procesos de desensamblaje de todos los componentes de los equipos. Se aprende mucho sobre los diferentes equipos, cómo están ensamblados, qué se puede obtener, sus componentes.

Es una oportunidad de aprendizaje y hay un buen ambiente de trabajo. Aquí siempre trabajamos con protección, porque existen componentes que hay que manejarlos con cuidado, por los elementos químicos.

Aquí me dieron la oportunidad de poder desarrollarme en un trabajo estable, con todos los beneficios de Ley. Me siento a gusto porque este trabajo me permite mantener a mi familia.

La frase. "En la empresa me capacitaron para aprender el reciclaje de los equipos tecnológicos"