placeholder
Alexandra Moya es una de las responsables de las figuras que elabora Anima Papel Reciclado, en Quito. Foto: Archivo / LÍDERES

Alexandra Moya es una de las responsables de las figuras que elabora Anima Papel Reciclado, en Quito. Foto: Archivo / LÍDERES

Figuras de la fauna nacional sirven de artículo didáctico

19 de julio de 2016 09:29

Tortugas galápagos, fragatas, piqueros son algunas de las figuras de papel reciclado, con animales endémicos del Ecuador, que comercializa Anima Papel Reciclado. Este es un emprendimiento que Alexandra Moya, Guido Chávez y Edwin Cabrera pusieron en marcha hace tres años. A su producto lo definen como un juguete para el aprendizaje.

“Desde hace 11 años venimos trabajando con papel reciclado, pero la idea del negocio surgió en el 2007. La gente nos iba pidiendo cosas y finalmente comenzamos a vender un set didáctico de figuras para pintar. Viene con un folleto ilustrativo que le indica al niño como pintar y una historia sobre los animales”, dijo Moya.

Los empresarios se involucraron en este tema debido a que Chávez, que es ilustrador, estaba dedicado a un tema sobre animales en peligro de extinción, cosa que llamó la atención de Moya. La idea es que la ciudadanía, a través de los niños, conociera la fauna.

La primera colección que sacó la firma fue la de dinosaurios, que incluye dos especies cuyos restos se encontraron en Ecuador: el mamut y el tigre dientes de sable.

La inversión inicial para desarrollar el proyecto fue de USD  15 000. La producción de las figuras se hace a través de moldes y un proceso de secado que toma entre un día y una semana, dependiendo del tamaño de la figura.

Sin embargo, Anima cuenta con su parte ecológica. Por ello todo el papel que usa es reciclado. Los emprendedores lo recolectan y también reciben donaciones de los vecinos del barrio de El Placer, en el centro de Quito, donde se encuentra el taller.

El producto final consiste en cajas con un animal grande, témperas para colorear y el folleto. “Les damos los colores básicos. En el texto se hallan las instrucciones para que los niños aprendan a crear los colores en base a las mezclas y puedan pintar sus figuras”.

También, constan las cajas pequeñas que traen las figuras, los stickers y la descripción. Más adelante prevén sacar un cuaderno de actividades para los niños que contenga diferentes paisajes.

Esto entusiasma a niños como Alejandro Méndez, de 10 años. “Me parece super chévere pintar los animales. Así uno se entretiene, principalmente en esta temporada de vacaciones”.
La caja grande tiene un costo de USD 20 y la pequeña de 10. Cuando es por menor cuesta entre USD 15 y 8, respectivamente.

Cuando arrancó el negocio este producía de 50 a 70 cajas al mes, pero ahora elabora entre 200 y 300. Moya explica que hasta el momento cuentan con dos colecciones: Gigantes del Pasado y Galápagos, sin embargo, están sacando la de animales de Costa, Sierra y Amazonía del Ecuador.

Con la colección de animales de las ‘Islas Encantadas’ ganaron el primer lugar del segundo testing lab del 2016, organizado por ConQuito, vinculado a música, juguetes y entretenimiento.

Daniela Paredes, técnica de emprendimiento e innovación de la entidad municipal, explica que como parte del concurso, los emprendimientos se mostraron en Quicentro Sur y luego se realizó un proceso de selección que determinó que Anima Papel Reciclado cumplía con los criterios de evaluación entre los que están visión de negocio, propuesta de valor, tamaño de mercado, potencial de implementación y diseño de imagen. Entre los incentivos para el emprendimiento están asesoría, promoción en medios del ente, la posibilidad de mostrarse en una isla de Quicentro Sur de manera temporal, etc.

Moya destaca la oportunidad que le dieron y señaló que su crecimiento ha sido con mucho esfuerzo. El primer año este negocio facturó USD 4 000, mientras que en el 2015 fueron USD 32 000.

La producción de este negocio también cuenta con figuras vinculadas a las tradiciones de Quito como la Virgen alada de Legarda, los cucuruchos, entre otros.