placeholder
Jaime Solórzano, gerente de Duragas Abastible, en el taller de mantenimiento de cilindros. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Jaime Solórzano, gerente de Duragas Abastible, en el taller de mantenimiento de cilindros. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Inversión chilena por USD 35 millones en el negocio del gas

15 de enero de 2018 09:26

En octubre del 2016, la empresa Abastible S.A., filial del grupo chileno Copec S.A., adquirió la empresa privada de Ecuador Duragas, compañía dedicada al envasado y comercialización de Gas Licuado de Petróleo (GLP).

La operación fue por USD 35 millones. De acuerdo con el gerente general de Duragas Abastible, Jaime Solórzano, la compañía chilena está en una etapa de regionalización y su intención es consolidar su liderazgo en la costa del Pacífico en América del Sur. Por ello, también invirtió en Perú.

Las dos empresas comparten experiencias y sus mejores prácticas. “La sinergia permite que traslademos a nuestros clientes los beneficios del grupo”, asegura Solórzano.

Abastible forma parte de Empresas Copec, grupo empresarial que concentra sus inversiones en recursos naturales y energía. Actualmente tiene presencia física en 16 países y comercial en más de 80 naciones. Cuenta con un total de 25 000 colaboradores.

Duragas, por su parte, comenzó a operar en el país a mediados de los años cincuenta. Se dedica al envasado y distribución de cilindros de gas para uso doméstico e industrial en todo el Ecuador.

La compañía abarca 37% del mercado doméstico local y el principal producto que distribuye para este segmento es el cilindro amarillo de 15 kilos.

Solórzano señala que la demanda de GLP en Ecuador es de 1,1 millón de toneladas al año. Las ventas de Duragas Abastible en el mercado local, tanto en el doméstico como en el industrial, ascienden a más de 425 000 toneladas al año.

La empresa opera en cinco ciudades del país. Sus plantas de envasado están en Pifo, Santo Domingo, Montecristi y Bellavista. Su taller de mantenimiento de cilindros está en Guayaquil.

El GLP es una fuente de energía que proviene de la extracción natural de gas (60%) y el refinamiento de petróleos crudos (40%). Es principalmente una combinación de moléculas de propano y butano, que no son considerados como gases de efecto invernadero.

El GLP se considera una fuente de energía limpia y baja en carbón, ya que emite 20% menos CO2 que el aceite para calentar y 50% menos que el carbón.

Con esta operación, Duragas Abastible entró en un proceso de relanzamiento de la marca y de su portafolio: Duragas, en el segmento doméstico, y Duragas Pro, para el sector productivo.

También se incluye el servicio al granel, que implica el suministro y sistema de almacenamiento de gas dirigido a un solo usuario a través de un tanque estacionario; así como el canalizado, que sirve a múltiples usuarios a través de una red de distribución con un medidor individualizado.

Para el relanzamiento de la imagen, Duragas Abastible ha destinado más de USD 1 millón, contemplado en su presupuesto del 2018. El capital está dirigido a promocionar la empresa, dar conocimiento de marca, colocación de logotipos en equipos de transporte e isotipo y colores, para relacionar con el grupo empresarial.

En el ámbito doméstico, el color de Duragas sigue siendo amarillo. Con la reciente operación, los planes de Duragas Abastible se orientan a la consolidación de la marca y a aportar al desarrollo del sector productivo a través de este tipo de energía.

“Buscamos ampliar la oferta y que podamos implementar innovaciones. Existen alternativas de poder combinar el uso de energía solar con gas licuado, por ejemplo para los hoteles”, finaliza Solórzano.