placeholder
Mara Molina Baranjo. Vicerrectora Académica de la UTM
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

'Investigamos lo que interesa a Manabí'


La autoridad

Desde que se iniciaron las actividades en la UTM hace 60 años, la visión de la entidad siempre apuntó hacia la consolidación de la enseñanza y su apego a la comunidad. Nunca Portoviejo y Manabí podrán olvidar cuando un grupo de manabitas, entre ellos Paulo Emilio Macías Sabando, concretaban la creación de la universidad. El primer día de labores, un 25 de junio, fue de júbilo total. Los estudiantes que terminaban el bachillerato ya tenían una universidad en su provincia. Al principio, nos apoyamos con docentes extranjeros de Argentina y Chile; eso nos sirvió para crecer.

Estamos siempre buscando investigar a fondo temas de salud, agro, microempresas, riego, cultivos entre otros asuntos de importancia para Manabí. La investigación y la disciplina nos llevó, desde el 2012 hasta el 2013, a cumplir un plan de exigencias del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces). En ese tiempo nos dimos cuenta por donde debíamos ir y fue así que retornamos a la categoría C.

Fue algo emocionante ver cómo estudiantes de los últimos años de ingeniería civil, informática y mecánica se unieron para elaborar el proyecto de lo que hoy es la biblioteca, uno de los edificios más funcionales de la Costa. Ellos elaboraron el proyecto, dirigieron la construcción y posteriormente ese trabajo práctico les sirvió como tesis para titularse. Lo hicieron en tres meses. Ahora está ahí y es uno de los sitios de mayor concurrencia de la UTM.

Tenemos fortalezas en la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Agrícolas que funciona en el campus de Lodana, en el suroeste de Portoviejo, en la vía a Santa Ana. Además, en la extensión de Bahía existe la carrerea de Acuicultura.

La capacitación es vital. Aspiramos hasta fines del 2014 tener 100 doctorantes y para el 2017, completar los 200. Con ello, hemos dado pasos en firme en el ámbito académico a la hora de formar nuevos profesionales. Con estos esfuerzos, aspiro que podríamos acceder a la categoría B, ese sería un sueño hecho realidad para el cual estamos trabajando.

Sobre las preferencias de los alumnos muchos optan por ciencias administrativas, salud y educación. En esta última hemos tenido un descenso, debido a los rigurosos puntajes que impone las autoridades, de 850 puntos como mínimo.

La frase. "La capacitación es vital en nuestra universidad.  Aspiramos hasta fines del 2014 tener 100 doctorantes y para el 2017, completar los 200".