placeholder
Ricardo Jaramillo y Marcelo Granja  muestran los diseños de tarjetas que elaboran para sus clientes.Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Ricardo Jaramillo y Marcelo Granja muestran los diseños de tarjetas que elaboran para sus clientes.Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Invitaciones únicas y personalizadas

28 de agosto de 2017 15:58


Los métodos de personalización de la publicidad llegaron hasta la industria de las tarjetas e invitaciones de la mano de Tarjetitas Atelier. Este emprendimiento fundando en el 2013, se dedica a satisfacer las necesidades de quienes buscan hacer de una ocasión especial algo único y diferente.

Los publicitas y amigos desde la universidad, Marcelo Granja y Ricardo Jaramillo, se habían dedicado, por más de seis años, a manejar la publicidad de varias multinacionales. Sin embargo, cuando algunas de estas empresas decidieron retirarse por el duro panorama económico del país, los dos socios comprendieron que era el momento de incursionar en algo diferente.

Según Granja, algunos amigos y familiares les habían pedido realizar invitaciones, ya que sabían de sus habilidades y conocimientos de diseño gráfico. De esta manera, al ver que sus primeros trabajos tenían una buena acogida, Granja y Jaramillo decidieron dedicarse por completo a este negocio y fundaron Tarjetitas Atelier.

Uno de los primeros obstáculos que encontraron a la hora de la producción de los trabajos, fue que los costos de imprenta eran demasiado elevados. Por este motivo, los emprendedores decidieron poner en juego sus ahorros y hacer la inversión inicial de unos USD 40 000.

Esta primera suma de dinero invertida les permitió adquirir impresoras profesionales y demás máquinas necesarias para la elaboración y decoración de las tarjetas e invitaciones. Gracias a esto, los emprendedores lograron mejorar la rentabilidad de la empresa y producir una mayor cantidad de trabajos.

Sin embargo, los socios comentan que el proceso de darse a conocer y captar una cartera importante de clientes no fue sencillo; alrededor de un año y medio se tardaron en contar con la cantidad necesaria de trabajos para que el emprendimiento saliera adelante.

Hoy en día, Atelier ha logrado conseguir una gran cantidad de clientes que cuenta con ellos para producir las invitaciones de sus eventos. Además, el taller consiguió convenios con empresas, como el Hospital Metropolitano, para realizar las invitaciones a eventos que estas organizaciones realizan en el año.

Gracias a las empresas y demás clientes, este emprendimiento cuenta, en promedio, con 35 trabajos mensuales, entre tarjetas e invitaciones. Esta producción, a su vez, hace que los socios facturen mensualmente la cantidad aproximada de USD 5 000.

Entre sus principales clientes, cuenta Jaramillo, están novios que llegan hasta Atelier para hacer de las invitaciones para sus bodas algo extraordinario. “Muchas veces vienen novias que tienen muy claro lo que quieren, pero no encontraban quien pueda hacer sus ideas realidad”, manifiesta Ricardo Jaramillo.

Los dos socios y sus cuatro colaboradores se encargan de materializar las ideas de sus clientes, sin importar cuán extravagantes o difíciles sean. El proceso de aprobación de las invitaciones, entre los cambios de los clientes y los diseñadores, se tarda aproximadamente una semana y la entrega de los trabajos demora entre tres y cinco días.

Los costos de las invitaciones y tarjetas dependen de las exigencias y complejidad del trabajo. Algunas personas optan por ideas sencillas que pueden llegar a costar USD 2,25; no obstante, existen clientes que prefieren que sus invitaciones contengan materiales costosos, como el pan de oro y plata, por lo que sus pedidos alcanzan el valor de USD 11,50.

Según Marcelo Granja, la empresa ha captado clientes de dos maneras principalmente, las recomendaciones de sus clientes y su promoción en Internet. Además, Atelier cuenta con personas que buscan sus servicios de manera permanente.

“Muchos de nuestros clientes empiezan con las invitaciones a la boda, después al baby shower, luego al bautizo, al primer año del hijo y así se van quedando con nosotros”, dice Ricardo Jaramillo.

Los socios comentan que piensan, en un futuro, abrir su primer local para exhibir sus más de 800 trabajos y que más personas puedan conocer de esta empresa que logra hacer sus ideas realidad.