Foto: Julio Estrella/ LÍDERES
Mónica Orozco. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

Jaime Basurto: 40 años en el mundo de la energía

En 1967 una huelga estudiantil, que llevó al gobierno de José María Velasco Ibarra a cerrar las universidades, condujo a Jaime Basurto a buscar oportunidades de formación académica fuera del país.

Este ambateño se desempeña actualmente como director general para América Latina de la empresa alemana Linde Ingeniería, especializada en la tecnología y construcción de plantas petroquímicas, de refinación de petróleo, de gas natural, de gases del aire, etc.

Basurto cree que esta carrera empezó cuando al cumplir 15 años decidió que se convertiría en ingeniero, tras su primera clase de Química con el profesor Jorge Flores, en el colegio Juan León Mera de Ambato. "Él hacía que operaciones químicas más complejas parezcan un juego de niños", rememora con una sonrisa.

Basurto le apostó a Brasil para hacer su carrera universitaria, luego de ganar una beca del gobierno de ese país. Allí, vivió en lo que llama "una mini república de ecuatorianos": un departamento de 70 metros cuadrados que compartió con otros ecuatorianos que buscaban un mejor futuro.

Así inició su vida de estudiante. De esos años guarda el compañerismo de sus compatriotas y la hospitalidad del país. "En Brasil se puede ganar amigos incluso en un elevador".

Basurto vivió también los altibajos que sufren los estudiantes cuando están lejos de sus familias, pero la ilusión por educarse pudo más.

Tras terminar sus estudios como Ingeniero Químico, Basurto regresó al Ecuador y se convirtió en uno de los primeros 100 trabajadores de CEPE (actual Petroecuador) con la que el Ecuador se bautizaba como exportador de petróleo.

Los estudios que Basurto hizo en Brasil le permitieron asumir su primer reto profesional. Así, con solo 25 años y gracias a sus estudios en el extranjero, fue escogido para ser parte de un grupo de 15 profesionales de alto nivel encargados de supervisar el montaje y recepción de la planta de procesamiento de combustibles más importante del país, la Refinería de Esmeraldas.

Así lo recuerda su amigo, el ingeniero Luis Bacigalupo, quien también fue parte de ese grupo de profesionales. "Rotábamos por grupos para este trabajo. Estábamos profesionales preparados en Alemania, Brasil y otros países. Jaime siempre destacó por su profesionalismo y liderazgo".

De esa época, Bacigalupo destaca la capacidad de liderazgo que demostró su amigo cuando fue designado por el Gobierno militar de la época para dar apoyo a la refinería de Anglo, ubicada en La Libertad, una de las primeras del país.

Una huelga en la planta había generado algunos daños y su paralización. Basurto fue el encargado de ponerla nuevamente en marcha y evitar el desabastecimiento de combustibles en el país.

Esto le valió ser designado como gerente de una de las unidades de la planta de Esmeraldas. "Solo entonces sentí que me gradué de ingeniero", dice Basurto.

También fue el responsable de reactivar la unidad de gas de la refinería de Shushufindi e incluso fue parte del equipo de diseño del proyecto Refinería Atahualpa, un complejo que debía levantarse en Guayas, pero que por falta de decisión gubernamental nunca se hizo.

Tras ocho años de incursionar en el mundo petrolero estatal, aceptó un trabajo en la multinacional AGA GAS. Siempre apasionado por el desarrollo tecnológico, Basurto instaló, como parte de esta firma, la primera planta de separación de aire en Guayaquil.

Gracias a ello, el país podía producir nitrógeno para congelar camarón, oxígeno para aplicaciones médicas, etc.

Pero desde su experiencia en Brasil, viajar se convirtió en una forma de vida. Por ello, pidió a la empresa que lo traslade fuera del país. Fue director general de la firma en ese país, Puerto Rico y República Dominicana.

Uno de los mayores retos fue levantar Linde México. "La firma estaba en número rojos, se formó un equipo y tuvimos que hacer una ingeniería para ponerla a ganar dinero".

El plan incluyó un rediseño de la parte productiva y una reorganización de los canales de venta. Con ello, la división en México pasó a ser una de las más rentables en el mundo de AGA GAS, con retorno del 16% sobre ventas y 44% de retorno sobre capital. En el 2000, Linde adquirió AGA GAS a escala mundial y Basurto pasó a esta compañía.

Toda esta experiencia, le ha permitido convertirse en un profesional con "liderazgo multicultural para entender culturas diferentes y sus medios de motivación", dice su hijo Daniel Basurto, quien reside en México.

En el 2007, Basurto aceptó un nuevo reto en Brasil en una división de la compañía diferente: Linde Ingeniería. "Lo más duro ha sido separarse de sus hijos", dice Daniel.

Uno de los recientes proyectos que emprendió, como parte de este nuevo cargo, fue la elaboración de la ingeniería básica de la Refinería del Pacífico de Manta. Los retos a futuro son continuar con el desarrollo tecnologías, en especial para la producción de energía limpia.


Un vistazo a su gestión empresarial

Formación. Es ingeniero químico con especialización en refinación de petróleos y tecnologías criogénicas.

2006. Su trabajo en México. Jaime Basurto trabajó en una planta de fertilizantes en Pemex México. Este ingeniero trabajó por casi dos décadas en ese país.

Experiencia. Realizó cursos de especialización práctica en Petrobras y de alta gerencia en el Instituto Mexicano del Petróleo. Aprendió a operar la refinería Pauliña, la más grande de Brasil.