Santiago Ayala. Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Javier Bustos: ‘Subir impuestos debe ser la última opción’

En este año empieza a ejecutarse una nueva reforma tributaria (la décima según varios sectores; la cuarta según el Gobierno), para financiar el incremento del Bono de Desarrollo Humano, de USD 35 a 50. Por ello, el panorama y las expectativas para los actores del sector privado cambió a último momento del año pasado, tras la aprobación de la Ley de Redistribución del Gasto Social. Javier Bustos, asesor tributario de empresas, ensaya un pronóstico de cómo se presentará el panorama recaudatorio para el 2013.

¿Cómo será el escenario tributario para este año?
Es claro que el sistema tributario ecuatoriano seguirá creciendo en la medida en que la economía lo haga. La incertidumbre por tanto recae sobre qué va a pasar a nivel de poderes regionales, qué posición va a tomar Ecuador geopolíticamente con el desenlace de Hugo Chávez y qué va a pasar con el petróleo. A eso hay que sumar que estamos en un año de elecciones. Entonces, si se mantienen las perspectivas de que este Gobierno continúe otros cuatro años, no debería cambiar el sistema tributario, sería, básicamente, el mismo

Pero este año ya entra en vigencia una nueva reforma tributaria. ¿Cuál será el efecto?
En esta reforma no he visto -y es algo que ha faltado en todas las reformas tributarias-, que todos sepamos cuál es el trasfondo de aplicarla o cómo se llega a los estudios económicos para establecer la tributación. En el caso de esta reforma, no comparto la posición del Gobierno de que necesita las utilidades de los bancos, sacar un pedazo de ese pastel, para que no vaya a los accionistas, sino que se destine para financiar un bono.

Al parecer, las empresas se están acostumbrando a que cada año se inicie con un paquete tributario. Y no hay mayor oposición a ello. ¿Silencio cómplice?
Eso es verdad. Hay una oposición moderada por parte de las cámaras y las empresas. No es una oposición tan frontal porque gracias a que el Estado gasta y consume en la economía, hace obras, da plata a la gente, hay bonos, etc. y esa misma gente es la que está consumiendo sus productos, entonces dicen “bueno, sí, estamos ganando, y tenemos que pagar impuestos, aunque haya situaciones como el anticipo mínimo, por ejemplo.

La actual reforma impacta directamente en las cuentas de las instituciones financieras. La banca ha anunciado que el crédito se verá afectado. Y eso es algo de lo que dependen muchas empresas para impulsar su actividad.

Se acusa que el Gobierno salió con un tema puntual contra la propuesta de otro candidato, que dijo que iba a subvencionar el bono con una parte del Presupuesto. Yo pienso que el Gobierno ya tenía analizada la reforma, después de ver cómo han crecido la capacidad de crédito y de financiamiento dentro del sector financiero, y cómo han crecido sus utilidades. Entonces, el Gobierno sabía que no iba a propiciar una debacle del sistema financiero. Yo creo que el Gobierno hace bien en este caso, de que los dólares deberían estar aquí y no en el exterior. Sin embargo, al final del año deberemos ver las cifras de recaudación.

El director del Servicio de Rentas Internas, Carlos Marx Carrasco, ha dicho que en el 2012, por ejemplo, se evitó que salgan USD 2 000 millones como efecto del aumento del Impuesto a la Salida de Divisas, al 5%. ¿Eso quiere decir que está funcionando la ‘evangelización’ tributaria adoptada como bandera por el Gobierno?
En ninguna parte del mundo, la gente es propensa a pagar impuestos porque representa dar una parte de lo que uno considera propio. El Gobierno se ha enfocado mucho en auditar o ir a las grandes empresas; entonces, la gente ha cambiado su perspectiva, y dice: ‘este Gobierno persigue a los ricos, que antes no pagaban impuestos’. El sistema tributario se ha endurecido frente a los más grandes, hacia sectores económicos que tenían vínculos con el sector político, y que hasta cierto punto estaban protegidos dentro de un esquema gubernamental. Por otro lado, para la clase media y media baja, el sistema tributario incluso se ha suavizado. Pensemos que antes no había la deducción de gastos personales en trabajos de relación de dependencia, y hay otros temas como el de la lotería tributaria. Y aunque no soy muy creyente del aparato publicitario del Gobierno, pero si leo: “Tus obras son impuestos”, y veo que antes me iba a la playa por una carretera de segundo orden y ahora lo hago por una de cuatro carriles, entonces, veo que no es tan malo pagar impuestos.

Sin embargo, el tema tributario es tan sensible que antes que incrementar impuestos, todos los actores sociales deberíamos sentarnos y discutir si es que no hay algunos gastos estatales que a lo mejor son innecesarios. Subir impuestos debiera ser la última opción, pero aquí en Ecuador es más bien la primera. El Gobierno dice que necesita plata para tal cosa y aumenta impuestos. Quizás ya es hora de priorizar las obras y los gastos y dejar para el último el incremento de impuestos.

El argumento del Gobierno es que con dolarización la única política posible de generar ingresos es la tributaria. Antes se podía devaluar, hoy no. Y por eso los impuestos son una de las mayores fuentes de recursos del Fisco.
Sí, es verdad que en un sistema dolarizado la política tributaria y el control de la salida de las divisas son básicos. Pero llega un momento en que el Gobierno ha cumplido su función de darle fuerza al Estado, y es hora de pasar a una siguiente etapa: respetar la institucionalización responsable de la separación de poderes. Y luego, hacia una tercera etapa que es la de creer más en la gente, en quienes crean plazas de trabajo y generan riqueza y divisas.

¿Los contribuyentes pueden soportar más ‘paquetazos’ tributarios?
El Estado ha recaudado hasta donde ha podido recaudar. No alcanzo a visualizar por dónde debería ir otro sistema de paquete tributario. Y también hay que ver con quién nos comparamos; es decir, si España sube el Impuesto al Valor Agregado (IVA) al 21%, el 12% en Ecuador daría para pensar en subirlo más. No sabemos hacia dónde va a el Gobierno, pero, en todo caso, ya tenemos una administración tributaria que, para este año, determinó que ya no habrá formularios de declaración (en papel), entonces, es un poco simplificarle la vida a la gente.

¿El éxito tributario tiene que ver mucho con el alto nivel de consumo? ¿El país está viviendo en una burbuja?
El Gobierno ha controlado bastante bien el endeudamiento. Pero hay temas como el de la construcción, donde no hay control, donde departamentos que empezaron valiendo USD 500 ó 600 dólares el metro cuadrado ahora están a USD 1 600. Lo del elevado consumo lo veo como la relación de un padre fumador que le dice a su hijo que fumar es malo. Es similar acá: el Gobierno dice no al consumo en el exterior y que la gente abusa de las tarjetas de crédito, pero usted Estado, ¿está ahorrando?, ¿de todos sus excedentes hay una cuenta de ahorro para cuando, en algún momento, puedan existir problemas, utilicemos esta plata’?, ¿se gasta todo lo que tiene?

ABOGADO CON EXPERIENCIA ACADÉMICA

  • Estudios. Abogado graduado en la Universidad Católica del Ecuador. Máster en Derecho de los Negocios.
  • En el sector público. Colaboró en el Servicio de Rentas Internas y en el Municipio de Quito.
  • En la academia. Es profesor y responsable de Área Tributaria de la Universidad San Francisco de Quito.