placeholder
Xavier Basantes / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Jean-Christophe Lievain: ‘Francia quiere ayudar a Ecuador a producir un chocolate de calidad’

La cuarta edición del Salón Nacional del Chocolate se desarrollará desde el 17 al 20 de mayo, en la Universidad Católica de Quito. El consumo del producto fino crece en el país y es una oportunidad para intensificar su posicionamiento en el mercado internacional. Así lo explica el Director de la Cámara Franco-Ecuatoriana.

¿De qué es el Salón del Chocolate en Ecuador?

Hace cuatro años tuvimos la iniciativa. Buscábamos un evento para fortalecer los lazos entre Francia y Ecuador. El chocolate en Francia es un producto de gran importancia y como Cámara vimos que la industria del chocolate en Ecuador no estaba tan desarrollada, había pocas empresas con un nivel internacional. También, se tomó como referencia al Salón del Chocolate en París, que es el más importante en el mundo y han participado empresas ecuatorianas y decidimos desarrollar el Salón en Ecuador.

¿Cómo ha evolucionado este evento?

En el 2009 fue un solo día, con nueve expositores y 300 visitantes. Un año después, participaron 11 expositores, durante dos días y acudieron unos 1 000 visitantes. En el 2011, fueron 23 expositores y 6 500 visitantes, en cuatro días. Han sido pasos bastante grandes. Para este año, en 1 500 m² (en la PUCE), esperamos a 30 expositores y 14 000 visitantes.

¿Cuál es la importancia que tiene el chocolate ecuatoriano en el mercado nacional y mundial?

Resulta bastante difícil para una marca de chocolate fino, vivir solamente con el mercado nacional. Todos los productores de chocolate fino en el país viven gracias a las exportaciones. Poca gente en el país conoce y sabe disfrutar del chocolate fino ecuatoriano.

¿El producto industrial tiene más demanda?

El chocolate de producción industrial tiene un buen mercado aquí y se vende bien. Las grandes empresas venden en buena cantidad y están introduciendo productos tipo premium y gourmet. Toni, por ejemplo, está desarrollando productos de yogur con chocolate. Las empresas grandes están entrando poco a poco en el mercado del chocolate fino. También hay otras, como Danec, que están elaborando sustitutos del chocolate, con aceite de palma.

¿Ecuador apunta a mejorar su chocolate?

Pienso que en el futuro vamos a ver un desarrollo fuerte del chocolate fino, porque el mercado del chocolate industrial ya está establecido y en la agenda de algunos ministerios constan programas de apoyo para mejorar el cultivo de cacao nacional. Este es un cacao fino de aroma considerado en el mundo como uno de los más finos del mundo. Ecuador exporta el 70% del cacao fino de aroma del mundo.

¿Cuál es el consumo per cápita en Ecuador?

Entre 300 y 800 gramos por persona al año. En Francia, estamos en ocho kilos; en Inglaterra y Alemania, entre nueve y 10 kilos. En Ecuador recién se está comenzando a comer chocolate.

¿Por qué se ha dado esta falta de consumo?

Familias ecuatorianas me han dicho que había una cultura del chocolate hace 20 años, con el chocolate caliente, con las barras, pero no sé qué pasó. No creo que sea por el precio, aunque el del chocolate fino es alto y no toda la gente lo consume. Pero quienes producen chocolate fino comenzaron a venderlo fuera del país. Ejemplos: Pacari o República del Cacao, que recién están en el mercado nacional y comenzaron a venderlos antes en los Dutty Free de todo el mundo.

Más allá de lo productivo e industrial, ¿cuál es el valor del chocolate para el ecuatoriano?

De orgullo nacional, porque aquí en Ecuador hay un cacao excepcional. Pero solo el cacao no es suficiente y no es una imagen muy positiva. En los países desarrollados, hablando del cacao, hay una percepción de que un país que produce cacao es pobre, del Tercer Mundo... Pero un país que produce chocolate fino y además con su propio cacao, es otra cosa.

¿Cómo se puede posicionar el país en el mundo con el chocolate como su producto estrella?

Hace poco, en el metro de París, habían afiches de la campaña de Ecuador Ama la Vida. Mi sueño sería ver en ese metro o en el de Nueva York una campaña que diga: ‘Ecuador, el otro país del chocolate’, frente a otros como Suiza o Bélgica. Colombia se vende a través de su café; Perú es famoso a nivel regional por su comida; Argentina, por la carne; Chile, por el vino. El problema es que muchos ministerios en el Ecuador trabajan en el tema, pero no hay coordinación.

¿Por qué Francia ha puesto sus ojos en el chocolate que se produce en el Ecuador?

Porque hay un ‘know how’. En Francia sabemos hacer chocolate, desde hace tres siglos. Cuando los españoles vinieron a América del Sur regresaron con cacao. Ellos fueron los primeros, pero después llegó a Francia y se comenzó a producirlo para la aristocracia. Desde esa época se hacía un chocolate superfino y seguimos con la tradición. Creemos que Francia puede ayudar a Ecuador en el desarrollo de la calidad de su chocolate; en la búsqueda de la excelencia.

¿Qué le falta al chocolate ecuatoriano?

Voluntad, capital y mejor coordinación. El chocolate en Ecuador cumple todos los requisitos para ser emblemático: valor agregado fuerte, buena imagen, inversiones, empleos, cultura... es el producto ideal.

¿Cuántas marcas existen en el país?

En Ecuador, entre chocolate fino e industrial hay unas 20. Pero también hay una cantidad enorme de artesanos que elaboran chocolate. Cada día me entero de un nuevo que elabora chocolate en este país.

ACERCA DE JEAN-CHRISTOPHE LIEVAIN

La formación relacionada con el derecho y las empresas

La educación. Maestría en derecho aeronáutico y espacial; maestría en derecho empresarial y maestría en derecho mercantil internacional, Universite Jean Moulin.
La experiencia. Ha colaborado en estudios jurídicos en Neuilly y Annecy en Francia. Además, fue docente de la PUCE.