placeholder
Los largos viajes crean un desequilibrio entre el reloj interno y el horario en el lugar de destino. Foto: Referencial

Los largos viajes crean un desequilibrio entre el reloj interno y el horario en el lugar de destino. Foto: Referencial

El ‘jet lag’ se trata de forma natural

5 de octubre de 2017 14:10

El ‘jet lag’, conocido en español como descompensación horaria, es un síndrome que aparece cuando el reloj interno de una persona no coincide con el horario de su destino. Se da después de viajes muy largos o cuando los vuelos se realizan en la noche, según explica Gabriela Hurtado, médico del servicio médico del Aeropuerto Mariscal Sucre de Quito.

Hurtado dice que no todos los pasajeros sufren de este síndrome, aunque son propensos quienes tienen ansiedad, hipertensión y diabetes. Los niños también son susceptibles, pues su adaptación es más variable.

Antes de un viaje, la médico recomienda mantener la higiene del sueño, es decir, no excederse en las actividades diarias, dormir lo suficiente y alimentarse de forma saludable. Esto le da satisfacción al cuerpo y le permite adaptarse de forma fácil a los nuevos horarios.

Si se viaja durante el día, se aconseja mantenerse hidratado, para que el sistema digestivo esté activo y, por lo tanto, se dé señales al cerebro de que es momento de estar despierto. Aunque se viaje en la noche, no hay que descuidar la hidratación, ya que el ambiente en el avión es seco y esto también contribuye al malestar.

Al llegar al destino, Hurtado recomienda tomar sol. Esta sencilla actividad le da señales al cerebro para que el reloj interno del pasajero se iguale al nuevo horario.

Esto sucede porque la luz solar estimula la producción de vitamina D. La falta de esta vitamina está asociada a la somnolencia durante el día y a trastornos del sueño. Además, la luz del sol le indica al cerebro que produzca las hormonas para estar despierto.

El descanso también es importante para regular el reloj interno. Se recomienda dormir en un ambiente oscuro y con temperatura agradable. Si es que no se puede dormir durante la noche, Hurtado aconseja el uso de recetas naturales, como la valeriana o ejercicios de relajación.