Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Sus joyas 'Low cost' llegan a tres países de la región

En la actualidad, la mayoría de joyeros azuayos pertenece a la tercera generación de una familia orfebre. Jaime Pesántez no cumple con esa regla, pero forjó esa habilidad hace más de 20 años. Hoy es propietario de Jaime's Jewellery que vende en temporadas buenas (mayo y diciembre) hasta USD 10 000 al mes.

La historia del emprendimiento de Pesántez se remonta a 1992, cuando identificó que las joyas azuayas eran apetecidas en Caracas (Venezuela), cuando experimentaba la bonanza petrolera.

Este ingeniero químico aprendió el arte de la joyería, pero necesitaba un proceso menos artesanal, para masificar su producción y vender más.

En esa investigación conoció la técnica de cera perdida, en la que se elabora una figura (anillo, dije, arete...) con cera y se pasa a un molde de yeso en el que se moldea la forma de la joya, en 100 cavidades, y luego se inyecta el oro o la plata.

En ese proceso se solidifica el metal y se obtienen 100 joyas a las que se les lima y se les coloca las piedras preciosas o semipreciosas, según el diseño.

Pesántez invirtió, en 1992, unos USD 6 000 para adquirir la inyectora de cera, horno industrial, máquina centrífuga, motores de lija, soldadoras, entre otros equipos. Inició con dos empleados y sus ventas bordeaban los USD 1 500 al mes.

El negoció arrancó bien y amplió su mercado a Cali y Bogotá (Colombia). Sin embargo, siete años después Ecuador atravesó la crisis bancaria y el cambio del sucre al dólar afectó el precio de las joyas que vendía en el país. Sobrevivió gracias al mercado que aún conserva en esos países.

Desde el año pasado, Pesántez también incursionó en el mercado chileno y se siente satisfecho porque sus joyas son apreciadas en otros países.

Para Ángela Suárez no es casualidad el éxito que tiene este cuencano. Ella conoció las joyas de Jaime´s Jewellery en una feria del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Pro Ecuador) que se realizó en febrero de este año en Cuenca. Le llamó la atención la variedad de piezas y la gama de precios que promedia los USD 20.

Pesántez explica que su estrategia es elaborar joyas en plata con láminas de oro, para que su precio disminuya. También, bajo pedido, elabora piezas totalmente en oro y plata.

Este emprendedor participa activamente de los encuentros y exposiciones de Pro Ecuador. Según la web de este instituto, esta microempresa ha incursionado en capacitaciones para exportar y posicionar su producto. Para Pesántez es positivo el apoyo de este instituto que sirve para promocionar su negocio a escala nacional e internacional.