FLOR LAYEDRA Redacción Guayaquil / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 0

EL JUGO DE FRUTAS TRAE FRESCURA AL CLIENTE

Con las altas temperaturas de Guayaquil, que en esta temporada invernal van desde los 23 grados y superan los 32, hidratarse y refrescarse es una necesidad. Por eso se puede de decir que casi en cada cuadra de la zona comercial de la ciudad funciona un negocio de jugos naturales. Y sin importar la hora, estos siempre están llenos.

Cada día, a las 04:00, Teodoro Calderón, propietario de "El Manabita", junto a su personal de trabajo, comienza a picar las frutas para elaborar jugos. Para este emprendedor este negocio no es fácil. "Hay que ganarse la confianza del cliente, que sepa que el producto que se le ofrece es de calidad".

Calderón empezó su negocio en 1993, cuando salió del cuartel militar. Comenzó con una carretilla en Hurtado y Avenida del Ejército (centro de Guayaquil). Poco a poco fue reconocido en la ciudad como 'El Manabita'. Su primer local lo obtuvo luego de cinco años; lo alquilaba porque las normas municipales le impedían trabajar en la calle. Desde hace 6 años tiene un segundo local y atiende a más de 100 personas, al día.

Mickey Díaz Uribe, profesor de Marketing de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, señala que el consumo per cápita de jugos, en el país, se sitúa en alrededor de 2,1 litros al año y muestra un crecimiento de hasta el 50% en los últimos cinco años. "Esto ha abierto una oportunidad a los negocios de preparación de jugos naturales y Guayaquil tiene mayor potencial para este mercado por sus altas temperaturas".

María Fernanda Hanna es propietaria de la firma Mambo Juice que está en los centros comerciales San Marino, Ceibos, City Mall y Village Plaza. Para la empresaria lo que más ayuda en este negocio es el clima. Otro factor es que las personas están cuidando sus cuerpos, por que en sus locales ha observado que suelen pedir las bebidas sin azúcar, dice Hanna.

"Aunque en un centro comercial no se siente el calor, las personas ya están cambiando sus gustos". Hace 10 años la firma tenía un promedio de ventas por local de USD 100 al mes, ahora es 400.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, en el Censo Económico realizado en el 2010 se determinó que estos establecimientos facturaban una media de USD 8 270, al año.

Uno de los sabores característicos e estas bebidas es el de caña. En la esquina de la avenida Nueve de Octubre y Chile (centro), Nelson Macías trabaja exprimiendo esta planta y sirviéndola con un sánduche de chancho o de pavo. "Los adultos son los que más consumen".

A una cuadra del local de Macías se encuentra otro establecimiento: "Las 3 Canastas". Esta iniciativa comenzó a operar en 1998 y actualmente tiene cuatro sucursales, todas en el centro del Puerto Principal. Isabel Durán es supervisora de este negocio y señala que a pesar que en los alrededores existen varios centros que expenden los mismos productos, esto no perjudica el comercio.

De naranja, caña...

La oferta.  Los jugos que más se venden son de naranja, sandía, toronja y mezclas de frutas tropicales. Cuando no hay cosecha de naranja, los comerciantes importan de Colombia.

Con caña.  Nelson Macías oferta en su local jugo con caña de la Amazonía y Machala. Cada día exprime unas 30 cañas. El horario de más demanda en este negocio es al mediodía.