placeholder
Kaspi & Toys, juguetes para desarrollar al inteligencia y la capacidad motriz. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Kaspi & Toys, juguetes para desarrollar la inteligencia y la capacidad motriz. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Dos jóvenes que aún tienen sus juguetes

10 de mayo de 2016 16:05

La empresa Julman, con 30 años en el mercado dedicada a la fabricación de muebles de oficina, abrió una nueva línea de negocios con el emprendimiento Kaspi & Toys. Este desarrollo se enfoca en los juguetes tradicionales, hechos para desarrollar la inteligencia y estimular la capacidad motriz en los niños de cinco hasta 10 años.

Luego de una reunión entre amigos, los emprendedores Verónica Mantilla (hija de Julio Mantilla, el fundador de Julman) y Maikel Cisneros tuvieron la idea de extrapolar los juguetes de generación en generación con materiales duraderos.

Kaspi & Toys salió al mercado hace dos años con una inversión inicial de USD 500. Empezó con siete prototipos de juguetes como correpasillos, vagones, mecedoras metálicas y de madera, y vestimenta para muñecas.

La iniciativa tiene tres líneas: juguetes de madera, metal y tela. En madera se diseñan muebles para muñecas. Con metal se crean correpasillos, vagones y carretillas. Y entre los juguetes de tela se ofertan kits de ropa para muñecas grandes y peluches, además de edredones para las camas de las muñecas.

Kaspi & Toys tiene tres estrategias. La primera, según Cisneros, es diseñar juguetes tradicionales con un ligero toque moderno. Otra estrategia es motivar al futuro creador a través de los juegos.

Y, por último, para Mantilla, está el tema de crear ropa de moda para muñecas, de una manera fácil y divertida, donde las niñas pueden hacer uso de patrones sobre tela y diseños exclusivos de una manera didáctica y creativa. “Solo se necesitan tres pasos: corta, cose y viste a tu muñeca” , puntualiza esta joven emprendedora.

La microempresa tiene un taller de producción de 300 metros cuadrados en el norte de Quito. Allí trabajan tres personas en tareas operativas. Los dos emprendedores y el papá de Mantilla, que controla la producción. En el proceso se utiliza tela ecuatoriana proporcionada por la empresa Texpac. La tela es lavable, no se deshila y es apta para niños.

La emprendedora describe con alegría que hoy tienen a los clientes más exigentes del mercado: los niños y los abuelos. También distribuyen cada trimestre un promedio de una docena de cada línea de juguetes, a la juguetería alemana Tutui, ubicada en Cumbayá. La tienda Dolce, en el Centro Comercial El Bosque, también se suma a los pedidos.

Florencia Castelo, dueña de la juguetería Tutui, resalta la eficacia de este emprendimiento quiteño. “Los productos se diferencian por su calidad, perfeccionamiento y acabado”.
Cisneros reconoce que ya hay nuevos planes para el futuro y adelanta que para este año están creando patrones para kits de ropa para los muñecos de los niños; entre ellos, trajes para vestir a los superhéroes.