Arturo Castillo (o) Motivador y prof. de técnicas psicorrelajantes
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Tiempo laboral, ¿una eternidad?

No se necesita entrar en complejidades teóricas para entender que el tiempo es relativo. He aquí una célebre frase de Albert Einstein: "Cuando cortejas a una bella muchacha, una hora parece un segundo. Pero te sientas sobre carbón al rojo vivo, un segundo parecerá una hora. Eso es relatividad".

Esa relatividad del tiempo hace que cada individuo lo experimente de distinta manera, de instante en instante. De otra parte, el fraccionamiento del tiempo en pasado, presente y futuro no deja de ser un constructor, un artificio concebido por la mente humana.

En términos prácticos, muchas personas viven colgadas del pasado, culpándose por lo que no pudo ser. Otras, hipotecan el presente en función del futuro, convencidas de que lo mejor está por venir. No faltan quienes solo quieren vivir el presente, con el sol de cada día, hedónicamente, en virtud de que 'la vida es corta'.

En el ámbito laboral, por ejemplo, el sujeto que detesta su trabajo tendrá una percepción del tiempo muy distinta de la de aquel que disfruta de lo que hace. El primero desarrollará 'técnicas' que le ayudarán a matar el tiempo, a evadir sus obligaciones. El segundo, contrariamente, estará dispuesto a servir con su talento, rebasando los estrechos límites de sus tareas.

Probablemente, el trabajador que visualiza el futuro, su pronta jubilación, tendrá una percepción del tiempo bastante distinta de la del joven profesional, deseoso de construirse una carrera.

En general, las empresas utilizan el tiempo de sus trabajadores con un sentido de propiedad; ellos harán exactamente lo que la compañía determine, dentro del tiempo exigido.

Los empleados son empleados no solo porque ofertan sus talentos sino porque dan su tiempo en alquiler.

De ahí ese sentimiento de que el tiempo del trabajo es un tiempo sin valor personal, un 'no tiempo'.

Los patronos, de su parte, están preocupados de que sus colaboradores rindan al máximo durante ese tiempo, pues es un tiempo que les cuesta plata. Esa asociación, tiempo = dinero, es característicamente empresarial.

El tiempo de los trabajadores y el tiempo de las empresas no son coincidentes; las empresas persisten en el tiempo, los trabajadores son simples transeúntes.

[email protected]