La fabricación de las nuevas lavadoras semiautomáticas se realiza en su planta ubicada en el kilómetro 10 de la vía a Daule, en el norte de Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

La fabricación de las nuevas lavadoras semiautomáticas se realiza en su planta ubicada en el kilómetro 10 de la vía a Daule, en el norte de Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Redacción Guayaquil (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 12
No 1

Lavadoras ecuatorianas irán a dos países

3 de abril de 2016 15:11

Luego de 25 años en el mercado ecuatoriano, esta empresa especializada en el ensamblaje de artefactos eléctricos, está preparada para exportar.  La compañía que en sus inicios se dedicaba a importar artículos varios dio un ‘salto cuántico’ en el 2007, al pasar de comercializar electrodomésticos de la firma Bosch a crear sus propias marcas, Magic Queen (artefactos de línea blanca), y Omega (ventiladores).

Jazmín Chedraui, gerenta de Posventa de la empresa, indica desde sus oficinas (ubicadas en el kilómetro 10 de la vía a Daule, en el norte de Guayaquil), que a pesar de la situación económica del país, en el último trimestre de 2015 decidieron pasar de comerciantes de productos terminados a fabricantes. Una de sus fortalezas para dar este paso se concentró en el ensamblaje, fabricado en su mayoría con componentes de producción ecuatoriana.

El 28 de marzo, Kangle lanzó al mercado una nueva lavadora fabricada con un 80% de componentes nacionales. Se trata de la lavadora semiautomática Magic Queen, que tiene un costo de USD 200 en el mercado nacional y que en este trimestre se pretende exportar hacia Bolivia y Perú.

La elaboración del producto genera 100 empleos. La empresa prevé fabricar 3 000 lavadoras mensuales; es decir, 36 000 al año, con una proyección a triplicar esta cifra. Para incurrir en su elaboración, Kangle requirió una inversión de USD 6 millones que provienen de capital privado.

La idea de crear este artefacto nació de la necesidad “de cubrir un amplio mercado desabastecido por las otras marcas y que requiere de productos de buena calidad, económicas y de fácil operación”, señalan los directivos de la compañía. Por este motivo se decidió fabricarlas en el Ecuador, para ahorrar en los costos de transportación y acogerse a las ventajas arancelarias.

En el lanzamiento de la nueva lavadora, participó el ministro de Industrias y Productividad (Mipro), Eduardo Egas, quien resaltó que la empresa haya incorporado el 80% de sus componentes con insumos nacionales. “La sorpresa es que la empresa ha cumplido estos objetivos sin necesidad de pedir ningún tipo de proteccionismo al Estado”, señaló.

Egas también comprometió el apoyo del Mipro, para acompañar a la empresa en todas las gestiones que deberá realizar para exportar sus productos. “Se lo hará, sostuvo a través de medidas saludables que busquen ganar mercado exterior, y evitar el contrabando”.

Chaffick Chedraui, titular de Kangle, revela que otro desafío para este año es introducir en el mercado ecuatoriano la primera bicicleta ecológica que tendrá un 55% de componente nacional. Este producto será fabricado con plástico reciclado y con la misma maquinaria con la que se producen las lavadoras, para dar mayor uso a la planta de producción.

Se prevé que estas nuevas bicicletas se sumen a los productos de línea blanca y de ventiladores que fabrica la empresa. Chaffick, dice que los ventiladores Omega tienen el mayor índice de ventas en todo el mercado ecuatoriano, con 120 000 unidades.

Según el ejecutivo, los artefactos tienen un 55% de partes ecuatorianas. Además, la firma cuenta con un laboratorio certificado bajo normas INEN para el control de calidad y de eficiencia energética.

Uno de los pilares para lograr afianzarse en el mercado nacional es la aceptación y el liderazgo que tienen las marcas Magic Queen y Omega entre los comerciantes de la Bahía de Guayaquil, dicen los ejecutivos de esta compañía, porque allí tienen su nicho de ventas.

La empresa resalta su componente social, pues la mayoría de sus trabajadores son mujeres.
El presidente de esta empresa aspira que el Gobierno genere medidas de confianza y políticas públicas que hagan crecer la economía en el largo plazo. “Esta es la única manera de que la empresa privada invierta su dinero, sabiendo que con los años podrá recuperar su inversión y devolver a la sociedad y al país la oportunidad de crecer”, sostiene Chaffick.

Entre el 2013 y el 2015, Kangle ha mantenido un crecimiento en las ventas de sus productos de un 60%, gracias a la diversificación de artículos que ofertan en el mercado, según señalan sus principales directivos.