placeholder
Martín Acosta tiene su biblioteca en una oficina ubicada en Cumbayá. Foto: Diego Pallero/LÍDERES

Martín Acosta tiene su biblioteca en una oficina ubicada en Cumbayá. Foto: Diego Pallero/LÍDERES

Martín Acosta apuesta por la teoría de A. Giddens

21 de agosto de 2017 16:02

Entre el 2000 y el 2001 la presencia del inglés Anthony Giddens se volvió cotidiana en la vida de Martín Acosta. El sociólogo que planteó la famosa teoría de la Tercera Vía era rector del London School of Economics and Political Science, el centro de estudios donde el gerente general de Kiwa estudiaba su maestría.

Esos fueron los años en los que Acosta devoraba libros. Uno de sus preferidos era precisamente ‘La tercera vía’, de Giddens. Un libro en el que este teórico rescata cosas, que a su criterio, son positivas del capitalismo y del socialismo, para proponer una nueva alternativa social y económica.

La propuesta de Giddens sedujo tanto a Acosta que a su regreso al país, en el 2002, escribió ‘Competencia y Sentido Social’, un libro en el que analiza cómo la teoría de la Tercera Vía se podía aplicar en América Latina. “Después de su publicación -dice- varios profesores de la Universidad San Francisco lo usaban en sus clases”.

Las lecturas de Acosta siempre estuvieron encaminadas a un beneficio en su vida práctica. El pragmatismo en sus lecturas tuvo su origen en los años colegiales. Cuando cursaba primer curso leyó ‘El hombre que calculaba’, del escritor y profesor brasileño Julio César de Mello Souza.

Lo que más le llamó la atención de aquella lectura fue descubrir cómo el uso de las matemáticas podían darle un enfoque diferente a la vida. “Hasta ahora tengo la costumbre de analizar los números antes de tomar una decisión”.

Junto a esta lectura llegaron las de un clásico infantil y juvenil. ‘Grandes Obras Ilustradas’, de Julio Verne, fue el libro que despertó en Acosta su pasión por descubrir nuevos mundos. El libro es uno de los tesoros de su biblioteca. Aunque las páginas están amarillas y arrugadas por el paso del tiempo lo muestra con orgullo, “hace unos meses estuve en Arabia Saudita. No te imaginas lo que es estar a 55 grados. Ese gusto por las aventuras nacieron gracias a la lectura de este libro”, dice.

Para este empresario, suscrito a la revista The Economist desde el 2001, otro de sus referentes literarios es ‘Elon Musk’, escrito por Ashlee Vance. Este libro cuenta la vida del estadounidense que es considerado como el nuevo Steve Jobs, un emprendedor que trabaja en la industria energética, automovilística y aeroespacial.

“Me atrae la perseverancia y la humildad que tiene Musk. Me impactó el potencial que tiene como emprendedor. Seguro su legado va perdurar por mucho tiempo”.

El pragmatismo de Acosta se confirma cuando cuenta, sin empacho, que la lectura de novelas le parece inservible porque nunca le han dejado algún aprendizaje.

Entre sus últimos intereses literarios están libros de neurociencia, sobre todo, los que explican el funcionamiento del cerebro humano. Esta afición apareció hace unos meses en un aeropuerto internacional, estos espacios y los aviones son los lugares donde más lee en la actualidad.

Una de las lecturas que Acosta ha mantenido a lo largo de toda su vida, más allá de los libros sobre economía o emprendimiento, son los relacionados al fútbol, sobre todo, a la historia de la FIFA.