placeholder
Lee Ullmann es el  director de la Oficina para América Latina del MIT Sloan. Estuvo en Quito la semana pasada. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Lee Ullmann es el director de la Oficina para América Latina del MIT Sloan. Estuvo en Quito la semana pasada. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Lee Ullmann: ‘La educación es fundamental ante una crisis’

1 de marzo de 2017 12:43

Inversión en innovación. Es una receta sencilla, pero que no todas las universidades la desarrollan a conciencia y con objetivos de largo aliento, aliándose, incluso, con otros centros de educación superior.

Esta fórmula es parte de la esencia del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Así lo aseguró la semana pasada Lee Ullmann, director de la oficina para América Latina del MIT Sloan, la Escuela de Administración y Dirección de Empresas del centro estadounidense. El representante del MIT estuvo un par de días en Quito para hablar sobre innovación, tanto con empresarios, como con autoridades del sector público.
En un diálogo con medios de comunicación, Ullmann detalló, por ejemplo, que cerca de 700 empresas trabajan con profesores y estudiantes de MIT en la actualidad. “El trabajo se cumple en programas de industrialización, energía, sostenibilidad...”.

En el 2015, la inversión de las empresas representó USD 134 millones en el 2015, eso fue el 19% de todos los fondos del MIT para investigaciones. “Esto ocurre -dijo Ullmann- porque la investigación, la innovación y la educación son fundamentales ante la crisis. Con la educación viene la innovación y el desarrollo”.

El representante del MIT señaló que el centro de estudios valora mucho la colaboración con empresas, porque bajo ese modelo las ideas se convierten en innovaciones que llegan al mercado.

Según Ullmann, esas 700 empresas son de todo el mundo. Allí, dice, se encuentran grandes firmas de sectores como energía o empresas pequeñas sin tantos fondos pero que invierten para ser parte del desarrollo que se genera en el MIT. “Ese trabajo conjunto deriva en logros científicos e investigaciones que terminan en premios Nobel”.

Ullmann es directo y dice que el actual modelo de investigación de las universidades debe cambiar. Es necesario que se alíen, pero que también compitan entre ellas, para lograr las metas. “En América Latina hay académicos que tienen miedo de trabajar en conjunto con las empresas y estos, a su vez, temen al gobierno. Eso es un error. Para lograr inversión en investigaciones hay que trabajar entre todos. Es trabajo en equipo”.
El vocero del MIT Sloan en América Latina detalló la manera en la que la institución educativa trabaja con los profesores. “El MIT paga a sus profesores por cinco días a la semana, pero ellos trabajan cuatro y uno lo dedican a la investigación. Y si desarrollan una patente, esta le pertenece al profesor”.

En cuanto al modelo que se maneja entre el MIT y las empresas, Ullmann indicó que son varios. Algunas pagan un monto para ser socio con acceso a investigaciones que desarrollan los catedráticos. Otras trabajan directamente con profesores y sus investigaciones, con una aclaración previa de que no todo va a salir perfecto.

Otro esquema de investigación conjunta es investigar y experimentar en distintos segmentos de negocios. “Aquí la relación de la universidad y la empresa se mueve en función de tiempo, los costos y otras variables de la investigación”.

En el encuentro con periodistas también se habló de los nuevos roles de los profesores. En el futuro, pronosticó Ullmann, los profesores verán que el mundo no es tan simple como ahora. El cambio vendrá desde la manera de relacionarse con estudiantes y la empresa privada, hasta en la manera de evaluar a los estudiantes.

La transferencia de tecnología es otro tema que se debe considerar. Según Ullmann, la universidad que piensa que va a ganar dinero, gracias a la innovación está equivocada. “El MIT no gana dinero por las patentes que resultan de las investigaciones. Lo que las patentes logran es generar mejores profesores y mejores estudiantes”.

Otra de las claves de las universidades, es relacionarse tanto con los empresarios como con las instituciones públicas.