placeholder
Juan Francisco Cordero conserva sus libros en la casa y en la oficina. Foto: Xavier Caivingua para LÍDERES

Juan Francisco Cordero conserva sus libros en la casa y en la oficina. Foto: Xavier Caivingua para LÍDERES

El mayor gusto lo encuentra en las novelas

24 de julio de 2017 15:14

La colección de libros de Julio Verne como ‘Viaje al centro de la tierra’ y la ‘Vuelta al mundo en 80 días’ fue el inicio de su gusto por la lectura. La tía de Juan Francisco Cordero, director de la carrera de Formación Dual en Ingeniería Empresarial de la Universidad de Cuenca, le regaló esas obras por su primera comunión.

Desde entonces es un apasionado por los textos, pero sobre todo por los que tienen un toque de humor y contenido social. Cordero, de 46 años, siempre recomienda que sus estudiantes deben tener tres tipos de libros. Los primeros vinculados a la profesión ya sea en administración de empresas, ingeniería, marketing, entre otras especialidades. La intención, dice, es siempre estar actualizado.

En el segundo grupo están las novelas para recrear la imaginación y relajarse, aconseja Cordero. En el tercero, en cambio, están los textos de autosuperación y motivación, “comenzando desde la Biblia”.

De todos estos grupos, Cordero admite que encuentra más gusto por las novelas porque le permiten dejarse llevar por el autor a diferentes ciudades y/o escenarios. Eso le ocurre principalmente con las publicaciones del autor brasileño Jorge Amado con libros como ‘Gabriela, clavo y canela’ y ‘Doña Flor y sus dos maridos’.

Incluso, este cuencano tiene como aspiración viajar a la ciudad brasileña de Salvador de Bahía para conocer dónde vivió Amado. Según Cordero, “muy pocas películas o casi ninguna es tan buena como un libro”.

En la actualidad, lee ‘A flor de piel’ del autor Javier Moro, quien aprendió del escritor Dominique Lapierre a encontrar historias vinculadas con epopeyas mundiales. Según Cordero, esta última publicación cuenta cómo una misión llevó a Cuba, México y Sudamérica la cura para la viruela y cómo pudieron salvar muchas vidas.

Otros textos que recuerda son ‘¿Quién mató a Palomino Molero?’ del peruano Mario Vargas Llosa, ‘The Kalahari typing school for men’ de Alexander McCall Smith, y ‘Más grandes que el amor’ de Dominique Lapierre. Cordero cuenta que las publicaciones que son muy serias y que tienen mucha fantasía no son de su gusto.

Entre los escritores nacionales, destaca al cuencano Arturo Semería. “A veces no son tan conocidos, pero solo es cuestión de explorar un poco más en las bibliotecas”. De los famosos le gustan las publicaciones de Demetrio Aguilera Malta y José de la Cuadra.

Cordero prefiere solo concretarse a leer un libro a la vez. Incluso, si el texto le atrapa puede terminar de leer durante una semana; sino se toma de dos a tres semanas. No le gustan los textos digitalizados sino los publicados en papel “porque así aprendí a leer. Tocar y oler las páginas son sensaciones únicas, que no se pueden reemplazar”.

El director de Formación Dual en Ingeniería Empresarial de la Universidad de Cuenca consigue los textos por recomendaciones de familiares y amigos. Él aconseja que una buena alternativa es buscar en tiendas que venden textos usados. “Me gusta comprar libros originales, no las malas ediciones o fotocopias”.