placeholder
Jorge Talbot, gerente general de Embotelladora Azuaya, y Camilo Sarria, gerente de Marketing y Trade, con las nuevas variedades de licores. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Jorge Talbot, gerente general de Embotelladora Azuaya, y Camilo Sarria, gerente de Marketing y Trade, con las nuevas variedades de licores. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Los licores ‘premium’ son su apuesta

11 de noviembre de 2016 17:00

Su propuesta es romper esquemas al lanzar productos innovadores y diferenciados. Desde junio pasado, la Embotelladora Azuaya oferta en el mercado ecuatoriano su gin de la marca Under.

También, presentó su tercera bebida Ready-to-Drink (RTD). Se trata de un aguardiente mezclado con coco, que se suma a dos licores de la misma categoría, que se venden desde hace año y medio.

Son vodkas. El primero está combinado con sandía y piña colada y el otro, en cambio, mezcla hierbas con guaraná, que es una fruta brasileña. Según el gerente general de Embotelladora Azuaya, Jorge Talbot, son sabores innovadores y de vanguardia, que están enfocados en los jóvenes. “La aceptación es muy buena en los sitios de diversión”.

Talbot dice que fueron pensadas para las denominadas ‘prelis’ o reuniones previas que se realizan antes de un compromiso social. Venden 1 000 cajas al mes de estas bebidas listas para servirse.

En el caso del gin, señala Talbot, en el mundo existe una tendencia por consumir esta variedad y el país no es ajeno a eso. Según él, hace dos años se consumían cerca de 2 500 cajas de gin anuales en el Ecuador. En la actualidad, aumentó a 4 000 cajas. De esa cantidad, prevén llegar a tener el 40% de la participación del mercado nacional durante este 2016.

Camilo Sarria, gerente de Marketing y Trade de Embotelladora Azuaya, dice que en el gin también buscaron romper esquemas. “Este licor es conocido como sobrio y el nuestro fue presentado de una forma diferente. Tiene estilo más colorido y urbano, más vinculado a los jóvenes”.

Él asegura que es la única botella de gin en el Ecuador que es redonda y contiene un litro. La mayoría es de 750 mililitros.

El lanzamiento de estos nuevos productos generó efectos positivos en los resultados de esta empresa cuencana. Talbot señala que, pese a que el 2016 es un año complicado por la situación económica del país, prevén vender la misma cantidad que en el 2015.

“Ese resultado se concretó debido a la incorporación de estos nuevos productos”. Hasta finales de este año aspiran comercializar 250 000 cajas al año. De las ventas totales, los nuevos productos representan el 25%. El resto corresponde a la línea de aguardientes de la marca Cristal.

En el segmento de licores ‘premium’, esta compañía también incursionó en la producción de whisky. Sarria dice que este caso tiene la variedad blended, que resulta de la del scotch escocés y del bourbon americano.

“Es muy versátil y se puede consumir con cola o agua mineral. Al ser dulce ha pegado muy bien entre la juventud porque lo toman con cola y las personas mayores lo hacen con agua mineral”.

El otro whisky es el primero de su tipo en producirse en el país. Es un blender mezclado con canela. Según Talbot, puede ser usado como un bajativo luego de las comidas o en una ‘preli’ para mejorar el ambiente y es muy noble cuando se emplea en coctelería.

Cada mes comercializan alrededor de 2 000 cajas. Sarria dice que en el caso de la presentación del whisky también rompieron esquemas. Su botella no es la típica redonda y alta sino es plana y pequeña. La intención fue que se diferencie en la percha entre los productos de la competencia.

Hace cuatro meses, en aguardientes también realizaron innovaciones. Al mercado lanzaron la presentación de 200 ml para el Cristal tradicional (etiqueta amarrilla) y para el seco. Según Talbot, se pensó en esta presentación debido a las actuales condiciones económicas por las que atraviesa el país. Su precio es de USD 1,99 para el aguardiente tradicional.

En esta nueva presentación, Embotelladora Azuaya invirtió USD 25 000. Esos recursos se destinaron para adquirir un molde para tener una botella exclusiva para esta compañía.
Para las otras líneas de licores también se hicieron inversiones. En gin, por ejemplo, se desembolsaron USD 35 000 para comprar nuevas piezas para adaptarlas a la la planta, ubicada en el norte de la capital azuaya. “Tenemos una línea de producción italiana, que es versátil. Se trajeron pequeñas piezas adicionales. Esto nos permitió optimizar la producción”, manifiesta Talbot.

Él agrega que Embotelladora Azuaya empezó con la innovación de licores en el 2006 a partir del lanzamiento de su ron y los vodkas premium y de gama media.

Otros detalles

La historia de la empresa. 
Embotelladora Azuaya se fundó en 1960. Se creó como una solución para los cañicultores del Austro. Empezó con la fabricación del aguardiente para vender en Azuay y, posteriormente, llegó al resto del país. Manabí, Guayas y El Oro están entre sus principales mercados para el aguardiente.

Los productos.

Esta empresa cuencana tiene nueve marcas, entre los diferentes productos de la nueva línea y de aguardientes. Entre otras están Cristal, Black Castle, Platino Vodka, Ron 2 300.

El proceso.
La materia prima de la línea premium es importada, pero las formulaciones se realizan en el Departamento de Investigación y Desarrollo. Estructuran las mezclas y proporciones adecuadas, dice el gerente, Jorge Talbot.