placeholder
Édgar Galán, gerente de Galán y Miño, junto con sus empleados en las instalaciones del hospital de Solca de Riobamba, Ellos realizan limpieza de casas de salud de la Sierra centro del país. Foto: Wiliam Tibán  para LÍDERES

Édgar Galán, gerente de Galán y Miño, junto con sus empleados en las instalaciones del hospital de Solca de Riobamba, Ellos realizan limpieza de casas de salud de la Sierra centro del país. Foto: Wiliam Tibán para LÍDERES

La limpieza de los hospitales es el eje de esta empresa

28 de diciembre de 2016 12:17

Para Édgar Galán, gerente de Galán y Miño compañía limitada, la limpieza de un área dejó de ser un trabajo de menor importancia desde hace décadas. Evitar el contagio de diversas enfermedades virales en sitios de riesgo como hospitales y clínicas, depende del servicio que ofrece su empresa.

La firma es más conocida por su nombre comercial, Servi Express, y se dedica al mantenimiento integral de infraestructuras. Hay especialistas en remodelaciones, pintura, gasfitería, redes eléctricas, jardinería, y todo lo que una casa, edificio u oficina requieran.
Su producto estrella es la limpieza especializada de sitios de riesgo y hospitales. Los 48 empleados que laboran ahí están capacitados para manejar desechos riesgosos con seguridad y para limpiar quirófanos, consultorios, áreas de neonatología y todos los espacios de la casa de salud.

“Cada área requiere un tipo de limpieza, por eso gran parte de nuestro capital se invirtió en la formación técnica y capacitaciones permanentes de nuestros empleados”, cuenta Galán.
De hecho, para él esa es la principal fortaleza de su empresa. Sus empleados reciben cursos periódicos sobre la desinfección y limpieza técnica de un espacio, por lo que incluso obtuvieron junto al Ministerio de Salud Pública tres certificaciones internacionales.

La empresa se inició en 2003, cuando Galán y su familia identificaron que los clientes de su ferretería tenían otras necesidades además de los materiales que les proveían. “Vimos que también necesitaban asesoría para instalar esos materiales y guía en sus proyectos de construcción”, cuenta el gerente de la empresa.

Así descubrieron un nicho de mercado. Entre sus clientes también estaban clínicas privadas y hospitales públicos que le consultaban sobre el mantenimiento de sus instalaciones, por lo que decidió sumar ese servicio.

Pero para ofrecerlo requerían un alto nivel de formación técnica, así que investigaron durante dos años sobre la limpieza especializada, un servicio que en esa época no se daba en Riobamba ni en otras urbes de la Sierra centro.

Antes de instalar la empresa oficialmente Galán y su familia se capacitaron sobre este tema. Tomaron varios cursos internacionales para entender qué tipo de insumos debían adquirir y los equipos que debían comprar.

Una segunda fase de su plan de negocios fue capacitar a su personal. Eligieron a hombres y mujeres mayores de 45 años, madres solteras y otras personas que no pudieron culminar sus estudios académicos con el objetivo de ofrecerles oportunidades de crecimiento y desarrollo económico.

En los primeros cinco años Servi Express creció tanto que sus propietarios decidieron diversificar los servicios hospitalarios.

Al menú se sumó el servicio de lavandería de sábanas, toallas y todo tipo de prendas que se utilizan en las clínicas y hospitales. Esto también requirió la adquisición de nuevos equipos y la contratación de más personas que se capacitaran en esa área.

Hasta finales del 2015 la empresa llegó a tener 136 empleados. Este año, un cambio en las políticas de contratación de los hospitales públicos les obligó a reducir su nómina y también afectó gravemente a sus ingresos.

Es que las instituciones públicas eran sus clientes más grandes y cuando se perdieron esos contratos, los ingresos se redujeron de cerca de USD 1 300 000 a 480 000. Sin embargo, la empresa ya diseña nuevas estrategias para no reducir su crecimiento.