Estefany Tejada es la propietaria del estudio de maquillaje. Ella tiene formación profesional en su actividad. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Estefany Tejada es la propietaria del estudio de maquillaje. Ella tiene formación profesional en su actividad. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Redacción QUITO  (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 57
No 7

Un local que resalta la belleza de la mujer en Quito

5 de junio de 2017 12:34


Era la clásica joven de colegio que se maquillaba y lucía impecable en un día de clases común.

Desde los 12 años, aproximadamente, Estefany Tejada comenzó a maquillarse y desarrolló una pasión que luego se convirtió en un arte. Incluso, cuando trabajaba en televisión, como productora y presentadora, ella misma solía ma­quillarse o ayudaba a retocar.

Todo esto, sumado a una formación profesional, lo pone en práctica en su estudio de maquillaje, ubicado en el sector de La Carolina, en el norte de Quito. Allí ofrece talleres de automaquillaje -en grupo o personalizados-, servicio de peluquería, colocación de pestañas, entre otros servicios.

Hace alrededor de cinco años Tejada viajó a Guadalajara (México). Allí tuvo su primera experiencia de capacitación profesional en maquillaje. “Entré a un curso de la academia Make Up Forever, y al inicio no era algo tan serio. Luego realmente me gustó”.

La mujer continuó su formación. Sin embargo, la muerte de su madre, quien era su motor en estos temas, acabó con la magia.

Le costó recuperarse, pero al entrar a trabajar en una radio se abrió la oportunidad para que dictara un curso de maquillaje. Sus primeras clientas fueron apenas tres personas, pero descubrió que eso era lo que quería hacer.

El negocio como tal se constituyó en febrero del año pasado. Invirtió USD 700, que sirvieron para el alquiler del local, productos, mobiliario, adecuación, etc.

En una primera etapa, los cursos solo se realizaban los fines de semana, que tienen alta demanda. El local se cerró en abril para un rediseño, que se hizo rápidamente y se reactivó el servicio.

Poco a poco, el emprendimiento fue creciendo y se aumentó la cantidad de servicios, como peluquería (tintes, peinados...), maquillaje y peinado para novias, etc. Además, los talleres nunca pararon.

La segunda inversión que hizo Tejada fue de USD 3 000 (con lo que generaba su negocio). Al pasarse al local de la zona de La Carolina, se invirtieron en total de USD 30 000. Logró recuperar la inversión y ahora ya tiene utilidad. “La idea es seguir ampliando y ofreciendo nuestro trabajo, al menos, en dos años”.

A los talleres de maquillaje, que son el producto estrella, los define como una “experiencia”. No es una arreglada rápida, sino de un proceso en que a las mujeres se las recibe con cariño, se les ofrece un café y se crea un ambiente en que se pierde el miedo a maquillarse.

Los cursos de automaquillaje, por ejemplo, se realizan o sábado o domingo y tienen un cupo máximo de 30 personas. Se extienden de 09:00 a 15:00 y allí se aprende sobre colores, forma de la cara, uso de brochas y pinceles, etc.

Por otro lado están los cursos profesionales, que duran una semana, con 10 horas diarias. Las personas, incluso, aprenden cómo montar un negocio de este tipo y obtienen conocimientos gracias a expertos internacionales.

También hay la oportunidad de contratar el servicio uno a uno, para que la persona reciba un servicio personalizado en el momento de aprender a maquillarse. Se puede acomodar los horarios, dependiendo de los requerimientos.

“Siempre fue mi aspiración venir al curso, pero un domingo me gané un sorteo para un taller uno a uno. Quiero aprender a maquillarme porque lo que yo sé es muy básico, quiero estar más estilizada”, dice la clienta Pamela Zamora.

Además de todo esto, quienes acuden al estudio de maquillaje también encuentran la posibilidad de que les realicen trenzas, mechas o viven la experiencia en ‘lashes spa’ o spa de pestañas.

En este, la persona se acuesta en un ambiente con incienso, puede dormirse y al levantarse tiene sus pestañas arregladas.

Tejada también ofrece asesorías corporativas en maquillaje, con el fin de generar la imagen esperada por la compañía. Los clientes, en general, también pueden solicitar diferentes asesorías.

El estudio de maquillaje abre de 10:00 a 18:00, pero bajo cita también se puede acudir más temprano. Incluso, se puede solicitar el servicio desde las 04:00.

Algunos datos

El costo. El curso de automaquillaje tiene un valor de USD 75, mientras que los profesionales entre USD 900 y 1 500.

Experiencia. La propietaria del negocio ha dictado talleres, incluso en Miami. Han participado personajes de la farándula nacionales y extranjeros.

Empleo. El estudio de maquillaje ofrece trabajo a un total de siete personas.

Formación. Cada fin de semana el negocio de esta emprendedora capacita a 60 mujeres.

Actividades. Tejada dice que durante las horas del curso no se pierde el tiempo y se avanza en todos los temas.