María del Pilar Jaramillo y Aldo Reyes, en el local de venta de vinos. Foto: Lilia Arias / LÍDERES
Lilia Arias (I) Redacción Loja / Líderes
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 17
No 0

Loja tiene sus marcas en el mercado vinícola

Los licores y vinos de frutas son parte de un emprendimiento familiar que surgió hace 50 años, en la provincia de Zamora Chinchipe. Sin embargo, por el crecimiento de la familia, esta tradición se extendió hacia la ciudad de Loja en donde se comercializan estos productos bajo la marca Vinos y Licores de Sur.

Esta empresa lojana, que nació hace dos años, cuenta con dos inversionistas, los hermanos Giovanni y Aldo Reyes. Ellos decidieron seguir con la elaboración de la receta que les enseñó su abuelo. La planta procesadora se ubica en la parroquia de Vilcabamba, mientras que el almacén de ventas está en Loja.

Aldo Reyes dice que fue complicado abrirse espacio en el mercado, sobre todo al ubicar el producto en bodegas y tiendas. Una de las trabas es la obtención del registro sanitario, que lo tramitan hace dos años. Siete muestras entregaron a la Dirección Nacional de Control Sanitario para su respectivo análisis para obtener el documento. Hasta el 6 de octubre, tan solo cuentan con tres de estos registros, para los licores de café, cacao y maracuyá. Aún están en trámite el de mora, membrillo, uva, grosellas y papaya.

Para instalar la fábrica, sus socios invirtieron USD 70 000 en el equipamiento tecnológico: refrigerantes, tanques de almacenamiento para la maduración de la fruta, macerador de los frutos... Una cantidad similar, en la adquisición de insumos. El capital es propio fruto de 13 años de trabajo en el extranjero.

Para Reyes, tener esta base económica ha permitido quedarse en el mercado. "Porque si hubiésemos pedido créditos para adecuar la fábrica, este proyecto ya estaría en el fracaso".

En la preparación y comercialización de este producto interviene María del Pilar Jaramillo, esposa de Aldo Reyes. Según esta emprendedora, ingerir vinos o licor luego de los alimentos es una forma de nutrición. "Una copa de vino permite tener una digestión adecuada; además, mata las bacterias que se proliferan cuando existen residuos en la boca".

Para promocionar el producto han buscado distintas formas. Entre las que se destaca la participación en ferias, hablar cara a cara de la calidad de estos vinos, invitar al ciudadano a probarlos y entregar anuncios en hojas volantes. La próxima feria que expondrán estos licores será en la feria de Jotapa en Manabí.

Rolando Ramírez probó los vinos en la Feria de Loja, en septiembre, y su calificación fue de excelente. Adquirió cinco botellas, entre café y cacao, para obsequiarlas a sus familiares.

Hace siete meses abrieron la tienda de vinos en Loja donde han tenido buena aceptación dice María del Pilar Jaramillo. Un promedio de venta mensual es de USD 900. Aldo Reyes aclara que esta venta es directa al consumidor final, porque luego de entregados los registros se podrá vender a granel para tiendas y micromercados. Cada botella de un litro está en USD 10 el licor y 9 el vino.

900 dólares es el promedio mensual de ventas que tiene este emprendimiento de vinos en Loja