Leonardo Gómez Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Luis Sancho Gallegos: De las leyes pasó al mundo del turismo

No es fácil adivinar la edad de Luis Sancho Gallegos. Si no fuera por su cabello blanco, sus colaboradoras de la agencia de viajes Sagatur, como Amparo Monge, afirmarían que no pasa de los 50 años.

Lo cierto es que este riobambeño tiene 77 años. Nació en 1936 y es el quinto de siete hermanos. Con su padre, Luis Sancho, aprendió las letras, pues era docente; y de su madre, María Gallegos, heredó los genes de la creatividad, pues se dedicaba a la decoración floral.

El padre de Sancho también fue articulista de un diario de Riobamba, y su columna se llamaba 'De todo un poco'. Coincidentemente, con esa frase define Susana González la trayectoria profesional de su esposo. Y no es para menos. Sancho estudió en la escuela Simón Bolívar y en el colegio Pedro Vicente Maldonado, de Riobamba. Luego estudió Jurisprudencia y Filosofía y Letras en la Universidad Central de Quito.

En 1959 se graduó en ambas carreras y decidió regresar a su natal Riobamba. Allí se dedicó a la docencia en el mismo colegio en el que se graduó. También ejercía como abogado.

Cinco años más tarde se dio cuenta de que la abogacía no era lo suyo, por lo que se dedicó de lleno a la docencia, y en 1970 fundó el Pensionado Juan Montalvo, una escuela primaria a la que asistió Amparo Monge, actual colaboradora suya. "Luis no ha cambiado mucho con los años", asegura. "Sigue con la misma vitalidad, y eso se debe a que es un hombre muy positivo".

Tres años después de fundar el instituto, a inicios de 1973, recibió la visita de un familiar desde Santiago de Chile. Este le contó cómo los precios para un turista ecuatoriano en ese país habían bajado con el Gobierno del entonces presidente Salvador Allende.

Sancho se quedó con esa inquietud, y por casualidad conoció a un conductor de autobús que había sido contratado para llevar a un grupo de hinchas de club guayaquileño Barcelona para viajar a un partido en Chile. A pesar de ser hincha de la Liga de Quito, decidió inscribirse en el viaje para averiguar hoteles, restaurantes y sitios a los que pudiera llevar un grupo de turistas y cobrar por ello. Ya pensaba en el negocio del turismo.

En ese viaje supo que no solo podía organizar un tour, sino que además era capaz de dirigir un grupo de fanáticos del fútbol. El viaje duró cuatro días y se cumplió en septiembre de 1973, el mismo mes en que ocurrió el Golpe de Estado en Chile. De regreso al Ecuador empezó a organizar viajes por tierra desde Riobamba hasta Chile, como una actividad paralela a la docencia. Pero en 1976, un traspié emocional obligó a Sancho a replantearse su vida: vendió la escuela y regresó a Quito.

En la capital colaboró con algunas agencias de viajes, y en 1979 fundó Sancho Tour, su primera agencia. Allí aprovechó la experiencia de su viaje a Chile y comenzó a promocionar los viajes a los mundiales de fútbol.

El primer mundial en el que organizó un tour fue el de España 1982. Cuatro años más tarde llevó otro grupo al mundial de México. En 1990 organizó un tour al Mundial de Italia. En 1994 hizo lo mismo para Estados Unidos. Luego a Francia en 1998, y el último en el que trabajó: Corea-Japón en el 2002.

En 1998 vendió Sancho Tour y abrió la agencia Sagatur. El éxito de estos viajes le hicieron ganar el nombre de "La agencia amiga del deporte", recuerda Roberto Omar Machado, cuyo padre, Carlos Efraín, promocionaba los paquetes turísticos en un programa radial en la Nueva Emisora Central.

Actualmente, Sagatur ya no organiza viajes a los mundiales. Sin embargo, vende una decena de tours al año en el que se embarcan hasta 40 personas por viaje. Países de Europa y Asia son los destinos favoritos de sus clientes.

Zoila Cazar también viaja con frecuencia con los servicios de Sagatur. Ella ha viajado a Europa, y cuenta que lo que caracteriza a la agencia de Sancho es que cada año varía la oferta en cuanto a los componentes del cada paquete turístico.

En cuanto a sus proveedores, Jorge Martín, director de la empresa mayorista Eurolatina - Special Tour, cuenta que trabaja desde hace 17 años con Sancho. "Es una relación comercial ya muy antigua que se sustenta en la seriedad en los negocios de Sancho".

Las chivas quiteñas también son parte de su trayectoria empresarial. En 1996, durante un viaje a Cali, Colombia, Sancho conoció a las 'guaguas' (nombre con el que se conoce a estos vehículos), que se utilizan para el transporte urbano en esa ciudad. Se animó y trajo a la capital dos 'guaguas', o chivas. Sancho les dio un valor agregado: incorporó banda de pueblo y canelazos. Mantuvo este negocio hasta el 2010. Y ahora solo se dedica a su agencia de viajes.


UNA VIDA LLENA DE INICIATIVAS

1959. En la Universidad central de Quito obtuvo sus títulos como abogado y docente.

1979. Abrió la agencia Sancho Tour, para promocionar los mundiales de fútbol. Organizó tours a seis mundiales.

1998. Abrió la agencia Sagatour, que actualmente administra con su esposa.