placeholder
En varias oportunidades, Luis López fue premiado por su trayectoria. Este médico es el fundador del Hospital San Bartolo, en el sur de Quito. Foto: Armando Prado / LÍDERES

En varias oportunidades, Luis López fue premiado por su trayectoria. Este médico es el fundador del Hospital San Bartolo, en el sur de Quito. Foto: Armando Prado / LÍDERES

Él sabe combinar la salud con los negocios

2 de marzo de 2017 16:28

La salud es su pasión y los negocios su estilo de vida. Así define Luis López a las actividades que ha realizado durante 40 años.

Este médico desarrolló una visión empresarial amplia, que lo ha mantenido en el mercado de la salud, de la alimentación y, muy pronto, en el tecnológico.

Este visionario nació hace 61 años en Riobamba. Su vida se desarrolló en un hogar tranquilo, junto a sus padres y amigos, quienes le han apoyado en su camino profesional y empresarial.

Tras obtener el título de enfermero, López salió de su tierra para buscar su sueño más preciado: convertirse en médico. El camino era difícil pero su constancia y tenacidad fueron su empuje.

A los 18 años viajó a Quito para estudiar Medicina, pero la situación económica impulsó a este emprendedor a que buscara un ingreso adicional y así ayudar a sus padres a pagar la carrera. Ese es uno de sus plus, asegura este especialista en Nefrología (enfermedades del riñón).

Con ánimos levantó su primer emprendimiento de confección de peluches. Pese a que no recuerda las ganancias fueron un monto importante que le ayudó en la compra de libros, implementos medicinales y más insumos.

Acabó su carrera y continuó con sus negocios; buscó más emprendimientos, como la venta de pollos, cerdos, abejas para la miel...

A los 34 años conoció a una mujer que se convirtió en su compañera y mano derecha en su camino médico y empresarial. Su nombre es Gloria Acero, una quiteña emprendedora.

Cuatro meses pasaron y no dudaron en casarse para construir juntos sus metas; llevan 26 años de casados y cumplieron parte de sus sueños, como la inauguración del Hospital de Especialidades San Bartolo y la Red de Salud, bajo la empresa Danremo, en el 2005.

Ubicado en San Bartolo, en el sur de Quito, el hospital cuenta con 12 servicios médicos como emergencia, hospitalización, laboratorio, neonatología, terapia intensiva, odontología y más. Adicionalmente, ofrece cirugías vasculares, ginecología, nefrología, tomografía y otros; es decir, 14 servicios ambulatorios.

A la par levantó nuevas empresas como Gloria, encargada de la elaboración y distribución de pulpas de fruta típicas de la ciudad; se sumó La Chacra, que es una empresa especializada en el cultivo, comercialización y distribución de verduras y hortalizas.

Le siguen Charlie’s, un restaurante con estilo de los años 50, donde los comensales pueden disfrutar de la música de mediados del siglo XX y degustar los platos americanos con productos orgánicos. El restaurante está bajo el amparo de la empresa Sisay, que además ofrece servicio de catering para toda ocasión.

Los emprendimientos de salud y alimenticios tienen su base en el sur de la ciudad. Su ubicación no es fortuita; al contrario responde a un objetivo claro que se planteó esta pareja de esposos: brindar un servicio de calidad a este sector de la capital. “En materia de negocios, el sur es el norte, porque aquí se concentran personas que buscan un servicio mejor”.

La organización y el trabajo arduo son dos cualidades que hicieron que López tenga éxito en los negocios emprendidos; sin duda, su esposa Gloria ha sido como una brújula para guiar su camino .

Acero también es médico y se dedica a las empresas familiares. Le apasiona la Medicina, en especial, el tema de la diabetes, por lo que emprenderá una jornada de prevención para evitar esta enfermedad. Sin embargo, le atrae la alimentación de las personas, por lo que ayuda a sus dos hijos: Daniela y Renato, en la administración de Charlie’s, el restaurante que tiene ventas de USD 18 000 al mes.

Tras la apertura de estos negocios, lo positivo es generar plazas de trabajo para las personas del sur y del resto de la ciudad. En total estiman que tienen empleadas a 128 personas, dice Acero.

La historia de este emprendedor no está marcada únicamente por el trabajo y los negocios; tiene tiempo para los amigos, quienes consideran que es un hombre con una amplia visión de negocios.

Su amigo Eduardo Cadena, quien es médico y jefe del servicio de Urología del Hospital Militar, considera que López es una persona que brindó un espacio de servicio a la sociedad del sur de Quito. “Es un hombre emprendedor, que le gusta salir adelante. Es un hombre de empresa”. Para él, el hospital es un ícono para este sector de la ciudad, ya que ofrece un servicio completo.

Para trabajadores como Diego Factos, quien es jefe administrativo del hospital, López representa un ejemplo de profesionalismo. “Fue de gran ayuda para mi desen­volvimiento” como administrador de empresas, dice el joven.