placeholder

La malla curricular se fija en el ambiente

El reto para los nuevos profesionales en Ingeniería de Minas en el país es la extracción de metales disminuyendo el impacto ambiental.

Para lograr esto, las universidades están trabajando en mallas curriculares que tienen, en promedio, un 35% de materias relacionadas con la gestión ambiental. Se cuentan ecología, protección del medioambiente, técnicas de extracción responsable, entre otras, explica el consultor académico, Miguel Ruiz.

La Universidad del Azuay (UDA) reabrió la carrera de Ingeniería de Minas hace dos años. Esto después de que estuvo cerrada desde 1996, cuando el sector minero del país aún no tenía proyecciones claras, explica el director de la Escuela de Minas de la UDA, Jaime Ampuero.

Él explica que esta es una carrera poco reconocida en Ecuador y por eso se evidencia una ausencia de profesionales.

Hasta el año pasado, según datos oficiales, se graduaban unos 40 profesionales en esta área al año. "Esa cifra será insuficiente cuando los proyectos de extracción despunten", asegura el presidente de la Cámara de Minería de Azuay, Patricio Vargas.

En Ecuador existe potencial minero, continúa Vargas, ya que solo se ha explorado el 5% de la superficie. Sin embargo, a la hora de contratar profesionales para este sector el déficit es grande. Por esa razón, en la zona minera del cantón Ponce Enríquez, en el oriente de Azuay, se contratan ingenieros en minas de nacionalidad chilena y peruana.

La Cámara de Minería del Azuay ha expuesto esta inquietud al Estado buscando un impulso de esta carrera. "Esperamos que se fortalezca la profesionalización de este sector".

Otro dato que revela la falta de profesionales en esta área es que solo cuatro universidades, a escala nacional, ofertan esta carrera. Estas instituciones son: la Universidad Central de Quito, la Escuela Politécnica del Litoral en Guayaquil, la UDA en Cuenca y la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL).

Aunque la Facultad de Ingeniería en Geología, Minas, Petróleos y Ambiental, de la Universidad Central, tiene más de 50 años, solo se han graduado unos 500 profesionales en la materia. "De ellos muchos han aceptado trabajo en otros países, donde hay un mayor desarrollo en minería", agrega Miguel Ruiz.

Nuevos vientos soplan en el país en la extracción de metales. Ampuero es optimista sobre cómo los nuevos profesionales encajarán con los cinco grandes proyectos mineros y siete a mediana escala.

Es una oportunidad para demostrar la formación que reciben estos jóvenes. La UDA incluye en su malla curricular un 40% de gestión ambiental por lo que "garantizamos profesionales comprometidos con la sostenibilidad ambiental".

Con eso concuerda Fernando Valencia, catedrático de Evaluación de yacimientos. Para este cuencano fue el Protocolo de Kioto, en 1997, el que dio un giro en el tema minero, que hoy busca una explotación responsable.

Cátedra

Materias. Geometría, Biología ambiental, informática, dibujo, Yacimientos minerales, etc.

Formación.  Este profesional promueve la investigación y desarrollo de exploración sustentable.

Servicio. El profesional en esta área puede ser consultor en temas de exploración o vincularse a firmas mineras.

Aporte. Su conocimiento se puede aplicar para análisis de áreas de exploración para el Estado o empresas privadas. También asesorar en proyectos de reciclaje por su conocimiento ambiental.

Potencial. Ecuador está en fase de exploración y apenas prevé iniciar la explotación minera a gran escala.

Prácticas. Parte de la formación son las pasantías profesionales. Con los nuevos proyectos estas prácticas se harán en el país.   40 estudiantes al año se gradúan de Ingeniería en Minas en el país.

El desarrollo minero trazará los retos de los profesionales

Las universidades que ofertan la carrera de Ingeniería en Minas están delineando una formación con integridad, responsabilidad ambiental, formación económica y otras competencias para que estos profesionales se desempeñen en este ámbito, explica el catedrático de esta materia, Fernando Valencia.

La nueva legislación en minería y el despunte de estos proyectos requiere profesionales en diversas áreas. Por ejemplo se va a necesitar técnicos en yacimientos, especialistas en maquinaria de exploración, ingenieros de minas, abogados en minería, explica el consultor minero, José Rivas.

Este tema se irá desarrollando cuando los proyectos a gran escala se vayan concretando, porque hoy ese requerimiento profesional es teórico, dice Rivas.

La minería a gran escala en otros países ha generado buenos resultados e impulsado el desarrollo de los mismos.

En Ecuador se está delineando el tema para que esta profesionalización de la minería ingrese al mercado. Es decir, eliminando paulatinamente la minería artesanal y dando paso a los megaproyectos, explica Rivas.

La minería artesanal es centenaria y miles de familias viven de ella. No obstante, su práctica representa un peligro, porque se hace con explosivos mal manipulados, mercurio y otras sustancias nocivas para el ambiente, señala el presidente de la Cámara de Minería de Azuay, Patricio Vargas.

Esto debe verse como una oportunidad, dice Rivas, para llenar las plazas operativas en los megaproyectos. La razón es que estos mineros conocen la zona y están familiarizados con el proceso de extracción. Solo necesitan formación técnica para aportar en este tema.